RECUERDO

In memoriam, Teresa Leonardi Herrán

La poeta y luchadora por los Derechos Humanos falleció el martes 26, en su amada Salta
viernes, 29 de marzo de 2019 · 13:31

SALTA (Redacción) – Ha fallecido el día 26 de marzo del presente año la escritora, poeta y defensora de los derechos humanos Teresa Leonardi Herán. Salta y el país están de luto. Una de las voces líricas más fuertes del país se ha apagado.

Algo seguro es que la pasión que tenía “Kuky” por los versos en prosa se reflejará constantemente en todas las obras que nos dejó. Reunidas todas sus obras en Poesía Reunída (2012), están alcance de la mano de cualquier argentino/a que quiera disfrutar de una de las mejores poetas nacidas en nuestro territorio.

Nacida en 1938, luego de comprometerse de por vida al profesorado de Letras, Teresa obtuvo importantes galardones provinciales y nacionales por su variado espectro de poemas. Fue una pieza clave en la revolución literaria que transformó para siempre a la Argentina: La generación del 60’.

Kuky se codeaba con grandes escritores reconocidos mundialmente, en un contexto patriarcal que pocas veces daba espacio a que una mujer demuestre su verdadero talento. La poeta nunca dejó de luchar por los derechos de las mujeres, siendo una fiel militante feminista a favor del aborto legal.

Si hay un factor esencial en la vida de Teresa es la lucha. El 24 de marzo fue la primera vez que la escritora no pudo asistir a una marcha del Día de la Memoria. No era inusual verla en marchas buscando justicia para personas que habían sido maltratadas y desaparecidas por gobiernos.

Como no podía ser de otra manera, despedimos a Kuky con un eléctrico poema producido por la escritora salteña Liliana Bellone:

1

en la húmeda colina

está tu tumba

 

indemne

va tu alma

en el carruaje de los pobres

los más pequeños

los sin casa

los sin pan

que cruzan

el leteo

para olvidar

 

dulce río

el leteo

que cubre las heridas y las muertes

las cicatrices las mordidas las angustias los venenos la sangre el dolor las calamidades y todo lo

vano que alardea (llamémosle así) el espíritu humano

 

hay una estrella

hermana

 

y aún es de día

quizá sea el lucero vespertino

que amaba Verlaine

 

2

vas

por un páramo

que es ahora paraíso

en la húmeda colina

 

3

ya no pisan tus sandalias

el suelo

pisan las escalinatas

de un secreto

al fin entrevisto

en estos días con un cielo encapotado

como nunca

 

4

en la penumbra

en la húmeda colina

hermana

ora por nosotros

como Clara

como Teresa

como Juana

 

como Rosa

las mártires

 

5

atraviesen el río

no se detengan

sin pies sin manos sin bocas

héroes heroínas

pequeños y pequeñas

soldados y soldadas

de la vida

destruidos

vencidos

sin techo

dolidos rotos muertos agonistas tullidos locos perdidos indeseables con los párpados cosidos

torturados suicidas desquiciados sin remedio despreciados

vayan

crucen

hacia la otra ribera

porque como una abeja- abejorro dorado

Teresa los conduce

 

conversen también en las noches

entre las cruces

en la húmeda colina

 

6

nos enseñaste la palabra

 

que sana o enferma

el poema

Emily y su cofre

de escrituras secretas

Alejandra

Y Virginia

cubiertas por la tinta

de sus poemas

 

Eliot

y abril

el mes más cruel

Eliot

 

ven

mira

cuando está la luna sobre el horizonte

muchos enanitos juegan en el bosque

ven

chas- chas

pa-la-bra

le-tra

lu-ni-ta

luna- lunala- ala- lunita- ta

ven

mira

 

aquí yace Teresa

Altazor

 

en la húmeda colina

están ella y él

tomados de la mano

 

7

ahora llegas a una planicie

como Eliot

donde nadie necesita a nadie

donde cantan los pájaros

sin trinos

donde todo es ocaso

donde no hay viento

y brilla siempre

el lucero

de Verlaine

 

la planicie

que soñaste

desde siempre

desde que naciste

y fuiste la niña Teresa

la pequeña gacela

que corría

al regazo de su madre

 

y cantaba con sus hermanas y hermanos

 

pequeñuela

más joven que yo pues ya soy anciana

y tú eres mi hermana menor

 

ahora vas gacela

perfecta

con un pedacito de corazón

en el bolsillo de tu abrigo

para mostrárselo al Tiempo

y soñar junto a su padre

el Universo.