IDAS Y VUELTAS

Después del enojo de los usuarios, Saeta otorga un mes de “concientización”

El nuevo reglamento trajo más confusión y cuestionamientos que soluciones a los usuarios
miércoles, 30 de enero de 2019 · 23:43

SALTA (Redacción) – Ante la puesta en funciones del nuevo de reglamento para el transporte público de Saeta, son muchas las dudas, y más las controversias que se han generado en torno a este tema. En una entrevista exclusiva para El Intra, Mabel Panozzo, gerente de planificación de Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) aclaró el siguiente cuestionamiento ¿todos los usuarios de Saeta deben tener una tarjeta de viaje? ¿No se puede pagar varios pasajes a distintas personas con la misma tarjeta porque corre el riesgo de que le pidan descender del colectivo? 

En ese sentido, la funcionaria indicó que “no es que cada usuario tiene que tener si o si tarjeta, o que con cada tarjeta se puede pagar un solo boleto como se entendió por ahí. Lo que está puesto en la resolución es que una persona tiene que tener una forma de comprobar que pagó el boleto”, es decir, puede ser que otra persona le haya pagado el boleto con su tarjeta a otra persona, pero si esa persona no está arriba del colectivo no va a poder probar que pagó, allí es donde nace el conflicto.

En otras palabras, el problema surge no por el uso de una sola tarjeta por varias personas, sino que la empresa Saeta no tiene cómo certificarle al usuario que efectivamente pagó su boleto, por lo que pone sobre la persona una responsabilidad que debería asumir como prestadora de servicio.

Además, Panozzo indicó que el conductor del colectivo no puede ser quien avale si determinado usuario pagó o no su boleto, debido a la dinámica de su trabajo, “porque el conductor al momento que sube la persona puede efectivamente darse cuenta cuantas veces se pagó el pasaje y puede darse cuenta si una persona que acaba de subir no pagó, pero como esto mismo sucede en todas las paradas, es muy difícil que podamos suponer que el conductor identifica todos los casos en los que se compartió tarjeta”, aseguró.

Retroceso al papel

Ante esta problemática, surge la propuesta de volver al ticket impreso. Para Panozzo esta no es una opción viable, pues considera que la mayoría de los sistemas electrónicos de pago que existen hoy en día, y cuya evolución es constante, omiten el boleto en papel porque “resulta innecesario debido a que uno lo puede controlar de modo electrónico, incluso queda registro en sistema de los usos que hizo cada tarjeta, eso, por un lado, por otro lado, las máquinas que emite papel requieren un mantenimiento más continuo”.

Por su parte, el defensor del consumidor, Carlos Morello, pide que los usuarios de Saeta tengan algún comprobante de pago impreso, pues de la única manera en la que el usuario tendrá un resguardo ante algún siniestro. Adicionalmente, señala que exigirle a cada persona su tarjeta, y que pague su respectivo boleto va en contra de normas establecidas por el Código Civil.

Un mes de concientización

Ante el descontento que expresaron muchas organizaciones civiles y, además, buena parte de las personas que viajan periódicamente en colectivo, las instituciones que regulan la actividad de transporte se reunieron para reformular las condiciones del sistema.

Este encuentro tuvo lugar en la oficina del Jefe de Gabinete de la Provincia, Fernando Yarade, quien debatió acerca de los cambios a la flamante legislación junto a el titular de la AMT (Autoridad Metropolitana de Transporte), Federico Hanne; el Gerente General de SAETA, Claudio Juri; el Secretario de Defensa al Consumidor, Carlos Morello; y el Coordinador del Ministerio de Finanzas, Alfredo Petrón.

En diálogo con El Intra, Morello anunció al término de la reunión que "lo primero que se resolvió fue instruir a Saeta para que nadie sea bajado del colectivo cuando el boleto haya sido abonado a través de la tarjeta de otra persona", más allá que esta última se encuentre presente, o no, en el vehículo. En la nueva normativa se estipulaba que el beneficiario del pago no podía continuar el recorrido si no podía demostrar el pago por medio de la tarjeta con la que abonó el viaje.

Por otra parte, el responsable de la Secretaría de Defensa al Consumidor comentó que también se resolvió "poner tarjetas gratuitas a disposición de los usuarios, a las que podrán acceder cuando hagan una carga de cien pesos". En esa línea, aclaró que "los cien pesos van de crédito y no se paga el costo del plástico". "Esas tarjetas serán nominales, cada uno de los usuarios tendrá la tarjeta a su nombre", explicó el dirigente.

Asimismo, Morello señaló que empezó a regir un período de preventivo de treinta días para que los actores involucrados en este proceso lleven a cabo una campaña de concientización sobre el nuevo régimen de fiscalización del pago de boleto de colectivo. A causa de ello, indicó que "posiblemente el crédito de emergencia se habilitará desde el viernes 1 de marzo". Además, expuso que "se podrán hacer hasta dos viajes sin saldo" y, en ese sentido, agregó que "con la próxima recarga se paga lo que se adeuda".

Suba del boleto

A partir del, 1 de febrero de 2019, el boleto de colectivo de la ciudad costará $ 16. A esto se debe agregar que desde ahora se registrará un incremento de un peso cada mes, es decir que el próximo mes de marzo pasará a costar $ 17, y así sucesivamente, hasta llegar a los 26 pesos en diciembre de 2019.  Sin embargo, el precio del boleto continuará siendo el más bajo de todo el país, de acuerdo al cuadro elaborado por la Autoridad Metropolitana de Transporte.