polémica

Si suben los combustibles, sube todo; pero, ¿qué pasa cuando bajan?

Hace unos días, YPF bajó el precio de sus combustibles. Sin embargo, esto no generó una merma en los precios de otros productos
jueves, 10 de enero de 2019 · 11:55

SALTA (Redacción). La inflación existente hizo que todos los argentinos nos acostumbremos a que los precios estén en constantes incrementos. Pero ahora, ¿qué ocurre cuando esos precios tienen que bajar? La pregunta nos puede resultar insólita, ya que no estamos acostumbrados a que los precios bajen, pero El Intra te presenta la siguiente ecuación.

Durante todo el 2018 el precio de los combustibles aumentó no menos del 30%. A la vez, y de manera casi obligatoria, todos los demás productos también subían sus precios ¿por qué? Los empresarios sostenían que al subir el precio de los combustibles, el flete y los demás costos para sus producciones, también se encarecían y por ende era necesario un aumento.

Sin embargo desde fines del año pasado se viene produciendo en el país algo llamativo. Al estar librado el mercado de los combustibles a la decisión de los empresarios, el pasado 3 de diciembre y ya en 2019, el 7 de enero, se registraron bajas en los combustibles. Si bien no fueron grandes, en los mostradores de precios se notaron algunas variantes.

Ahora bien, si con anterioridad los empresarios sostenían que ante un incremento de combustibles ellos tenían que subir los precios de los demás productos, ¿no se aplicaría este concepto al revés?

Estaciones de servicio se niegan a cambiar el precio en sus mostradores

Si bien el anuncio de la baja en el precio de los combustibles corresponde a la bandera YPF, se sobreentiende que las demás empresas también seguirán esa medida. Sin embargo, no todos los propietarios de estaciones estarían dispuestos a acatar. Ocurre que caerían en pérdidas según lo que pudo averiguar nuestro medio.

Muchas estaciones de servicio que tienen reventa como Shell, Axión, Refinor, entre otras, compraron el combustible a otro precio (viejo) y al ser fin de año decidieron hacerlo con una compra de más de 100 mil litros por producto. Ese producto todavía no se acabó, y el bajar el precio de venta ahora sería el no tener rentabilidad, que vale aclarar para las estaciones de servicio ronda entre 5 y 3% de lo comercializado.