Bernardo Solá, abogado de nota, político de alto oficio

sábado, 12 de noviembre de 2016 · 00:00
SALTA.-(Redacción) Ya desde joven que Bernardo, o Buby, Solá sabía que quería ser un gran abogado. Fue su padre quien inconsciente e involuntariamente despertó en él este interés por aquella profesión. Y fue su gran esfuerzo y sacrificio los que hicieron que su carrera sea notable, y que él se convierta en una personalidad destacada de la ciudad de Salta.

Hijo del ilustre político conservador, historiador, filólogo, odontólogo y escritor, José Vicente Solá, y de María Elena López Sanabria, Bernardo es el cuarto de 8 hermanos. De su infancia, rodeada de su familia y amigos, Buby guarda muy gratos recuerdos. Pero fue sin duda su padre, "un personaje por encima de todos", como afirma, quien de una forma muy positiva influyo notablemente en su futuro.

"Estando en el Colegio Nacional me decidí por la abogacía, y es que había algo en mi papá que me lo decía. Por cuestiones económicas él tuvo que ser odontólogo, pues era una de las carreras más rentables en aquel tiempo, pero yo siempre supe que era el derecho lo que él hubiese elegido. A partir de este análisis fue que decidí seguir la profesión que a mi papá tanto le hubiese gustado. Y que resulta que también estaba hecha para mi", manifestó Bernardo durante una entrevista realizada en su hogar.

Ser hijo de José Vicente era para sus hijos encontrar las puertas abiertas y una amplia sonrisa en cualquier lugar. Pues de un hombre de bien, que escribió el Diccionario de regionalismo de Salta, que fundo distintas Instituciones de gran importante, y que fue un apasionado por la enseñanza de la lengua española, no menos se puede esperar. "Recuerdo que durante mi infancia asistí con unos de mis hermanos al Club Gimnasia y Tiro un caloroso domingo a la pileta. Yo no tenía el carnet requerido para entrar, y quien se encargaba de los ingresos al Club era un señor de los más exigente, serio y riguroso. Inmediatamente improvise un carnet en la que coloque la única foto que conseguí mía andando en triciclo. Por supuesto creí que esto ni iba a dar resultado, pero no fue así. Al notar que era hijo de Don José Vicente me abrieron las puertas sin ningún problema", recordó Buby.

En La Plata es donde Bernardo se recibe de abogado por la Universidad Nacional, y durante estos tiempos es cuando el interés por lo político nace en él. "En lo universitario milite por la Reforma Universitaria, y en lo político me alineé al Partido Demócrata Progresista en la línea de Lisandro de la Torre. Mis ideas eran muy liberales, pero no se aclararon hasta la muerte de mi papá que era absolutamente conservador. En La Plata milite en la FULP, Federación Universitaria La Plata, y después me afilie al Radicalismo", contó.

Una vez finalizados sus estudios Bernardo vuelve a Salta donde instala su estudio jurídico, comienza a ejercer la docencia, y conoce a su mujer María Marta Zavaleta."El periodismo era una gran inquietud que yo tenia por ejercer, y por esas cosas de la vida me surge una propuesta que parecía ideal para esta actividad, y que termina convirtiéndose en una osada experiencia digna de contar", comenta Buby, y relata que: "Un amigo boliviano sobrino del ex vicepresidente de ese país me cuenta que este iba a abrir un diario español en Miami y que yo podía formar parte de este. Así decido irme y para llegar a Miami tomo un avión a Nueva York. En el interino de mi trayecto este señor muere y el diario jamás se inicia. Estaba ya en Estados Unidos cuando supe la noticia, y pese al mal trago decidí quedarme un tiempo en Nueva York. Como no podía ejercer la abogacía allí, empecé a buscar cualquier tipo de trabajo. Arranque como obrero en una fabrica de carteras, pero esto sin duda no era lo Mío. Los trabajos que solicite fueron muchísimos y de lo más variado, tanto fue así que hubo uno en el que no quede por estar demasiado capacitado para el puesto. Mi segundo trabajo era para una empresa que distribuía objetos de arte de Italia. Y mi labor ahí era acomodar los mismos en una caja y escribir en ella la dirección a enviar. Recuerdo que mientras escribía constantemente notaba como mi supervisor me observaba con demasiado interés. Finalmente este me retiro y me llevo a un cargo mucho más sencillo y por el doble del salario en el cual ahora solo me limitaba a escribir las direcciones en las cajas. Y pues el tener una letra tan clara y prolija algún privilegio alguna vez me tenia que traer", recordó.

Al tiempo de estas vivencias Buby regresa a Salta, y a pesar de que estaba ya en su ciudad, esto no seria por mucho tiempo. Sus intereses políticos crecían cada día más, y afiliado a la Unión cívica Radical, se presenta como candidato a gobernador de Salta en 1983. Y pese a que a estas elecciones no las gana, su imagen si trasciende y se convierte en el elegido del entonces presidente Raúl Alfonsín para asumir el cargo de Secretario de Educación de la Nación. Así su familia se traslada a Buenos Aires, y como este puesto lo obligaba a participar constantemente de Congresos internacionales Bernardo es nombrado presidente del Comité Intergubernamental de Gobierno para América Latina y el Caribe por la UNESCO.

De esta manera su carrera política no solo estaba radiante en Argentina, sino que había comenzado a expandirse por los alrededores. "En 1986 fui nombrado Embajador en Panamá. Y de esta experiencia tengo que decir que si bien es difícil, es de lo más enriquecedora. Mis dos hijos más grandes ya estaban estudiando así que se quedaron en Argentina, pero los otros dos más chicos vinieron conmigo y por supuesto mi compañera, "la Negra Zavaleta". Cabe agregar que en ese momento se crea el Grupo Contadora en Panamá, que era una suerte de agrupación de países latinos identificados con los principios democráticos".

Cuando su cargo de embajador finaliza Bernardo regresa a su ciudad a ejercer su profesión y convertirse en el vicepresidente de la UCR. "En este momento comienzan mis investigaciones sociales. Y me defino como un tecnólogo social, no un académico, sino alguien que busca la aplicación de sus conocimientos científicos. Que toma los principios estudiados y los utiliza. Asimismo estudie mucho la antropología y la neurociencia. Cuando cumplo los 80 años publico mi primer libro sobre una inquietud llamado "Aproximación a la Civistica", y el próximo que ya vendrá, también profundiza este tema y se titulará: "Introducción a la civistica", explicó.

Bernardo Solá, un salteño que por su formación se convirtió en abogado como hubiese querido su padre, que por vocación se dedico a enseñar en el gran horizonte que es la pedagogía. Que logro un alto oficio en la política, desempeñando notables cargos públicos, y participando en la creación de la CETRA, Central de trabajadores de la Educación de la Republica Argentina. Y que principalmente junto a quien fue su querida esposa, formó una hermosa y gran familia, que hoy disfruta con toda su energía.