Arte

INPULSO, un giro de 360º para la cultura local

Una compañía de bailarines, cantantes y percusionistas fusionan sus pasiones y talentos para dar vida a un show nunca antes visto en la ciudad
jueves, 31 de enero de 2019 · 13:04

SALTA (Redacción) – El pulso es una garantía de vida. Es el corazón en su estado más vívido. En este espectáculo el pulso es la constante y todos nos dejamos llevar por él. Quince artistas que andaban para encontrarse, con una mirada joven y fresca; artistas que entendieron que si latían al mismo tiempo, la adrenalina fluiría mejor, generando nuevas alternativas para la cultura local. Canto, danza y percusión son los caballitos de batalla, cuando se abre el telón, las luces se encienden y la música marca el inicio de un show sin antecedentes. InPulso Company se presentará hoy, a las 21.30, en el Teatro de la Fundación (Güemes 434).

El estreno se desarrollará en el marco del ciclo “Verano en la Fundación”, con el afán de revalorizar y reposicionar al mismo frente a un público hambriento de un nuevo arte, eufórico y con las expectativas en lo alto de la cima. INPULSO dará que hablar. Lo prometido es deuda, dicen. ¿Será saldada? Entradas agotadas, el color flúor impregnando las pupilas, emociones a doquier y espectadores ansiosos empiezan a ser parte de la postal. Lo cierto es que dan ganas de un segundo round.

Una propuesta escénica, rítmica, visual e innovadora que invita al público a ser parte de la misma, recreando un espacio temporal en el que la “quinta pared”, que divide al artista y el espectador, deja de existir. El umbral de percepción alcanza su máxima dimensión. El lenguaje corporal, la utilización de elementos no convencionales y la interpretación de versiones únicas de hits mundiales hacen de  INPULSO una compañía integradora que sabe cómo trascender los estándares.

INPULSO es una clara muestra de que en la diversidad humana y profesional yace la riqueza y el valor agregado que demanda la cultura en una nueva era, donde todo está hecho y es la originalidad  la clave de la astucia. Son los ánimos inquietos de romper paradigmas vetustos para dar lugar a nuevas formas de expresión e interacción. El arte es una búsqueda, y quien pueda ver un espectáculo de tal calibre entenderá que es una experiencia más que un producto al fin.

La apuesta es doble. Por un lado, la satisfacción que denota cada artista al pisar un escenario, la realización de una nueva oportunidad; por otro, la vara se ajusta y expone una realidad local para de esta manera impulsar, valga la redundancia, a otros; darles el empujón para ver brotar el cambio, entender que la juventud no está perdida, está de vuelta. Aventurarnos a pensar que sí se puede vivir de lo que amamos, se puede vivir del arte.

Una iniciativa con puntería, que sabe dar en el blanco. Brío, vigor, eficacia, carácter, dureza, sensibilidad y trabajo son palabras que pueden describir, al menos, lo que se vive al ver un espectáculo como este, con identidad. Son historias que quieren ser contadas y encontrar respuestas en el encuentro. “La historia de mi baile la cuento con los pies. La percusión pregunta y el cuerpo quiere contestar”, dice la letra de la canción "Cuando los pies besan el piso", de Calle 13. De eso se trata, de no quedarse mirando ni agotarse en aplausos, porque la música esta ahí, y hay que saber escucharla, porque el cuerpo es el idioma.

Si esto es cierto o no, queda a criterio del lector, pero estoy segura de algo: el arte se mide en si te hizo sentir algo o no. INPULSO ya me pone la piel de gallina.