Una iniciativa cultural, joven y singular

Arte + Café, la nueva alquimia

Una propuesta que nos invita a ser espectadores y protagonistas de nuestra propia obra de arte, a la medida de una taza de café
jueves, 24 de enero de 2019 · 12:42

"El café nos llama a una pausa, un momento para acallar todo el ruido del día a día y relajarte, así como es el café puede ser una copa de vino o un aperitivo. Lo importante es dedicar ese tiempo, esa pausa y que sea el prólogo y espacio para experimentar, ser creativos, compartir experiencias, conocer nuevas personas y volver con una nueva energía al mundo", aconseja Rocío.

El café es la cita. El reencuentro con uno mismo. La posibilidad de la existencia de un otro. Una lágrima, un cortado, un espresso, un café con leche, más amargo, sea del tipo que sea, vasta con un sorbo para despertar, predisponer al cuerpo e inspirarnos. Hasta la reunión más corta, dura lo que dura un café al paso. Siempre hay un motivo para cruzarnos y cruzar miradas de una u otra forma.

Simple, rico y bello, las cualidades de la buena vida. La receta justa. Entre tanto alboroto, bullicio y agendas sin más hojas en blanco, me doy con Arte + Café. Trato de sumar y sacar el resultado pero dicen que la respuesta está en probarlo. "Hace alusión a hacer un espacio de tiempo para experimentar de una manera creativa, por eso proponemos jornadas mensuales, totalmente independientes entre sí, de tres horas de duración dónde, mientras compartimos un café, pintas tu propio cuadro con la guía del artista invitado de la fecha. Es una invitación para artistas y no artistas a disfrutar de una tarde diferente, mientras te alejas un poco de la rutina diaria", explican sus tres gestoras.

Para tal fin, la experiencia "all inclusive" incluye un kit A+C personal compuesto por un bastidor, delantal, posavaso, vale de consumición y una tote bag para llevar allí la obra de arte terminada, como también todos los materiales con los que se va a trabajar durante la jornada. También, una vez finalizado el evento, se sortea una obra del artista invitado en redes sociales (@artemascafesalta), dando la posibilidad a quiénes no pudieron participar de poder llevarse a su casa una obra de arte.

La fórmula no salió de la noche a la mañana, sino que fue tomando forma entre otras jornadas que organizaban en conjunto y charlas acompañadas de una taza de café, bajo la premisa de presentar actividades nuevas y originales ante la falta de propuestas similares en Salta. "Buscábamos combinar un momento de relax y recreación experimentando con el arte, una experiencia para disfrutar llena de creatividad", subraya Rocío.

Son tres las organizadoras y todas aseguran compartir una inclinación natural y sensibilidad especial por el arte, que cada una expresa en las diversas áreas que conforman esta iniciativa. Por ejemplo, Luz Santecchia, para quién el arte es profesión y parte indivisible de su vida, es artista plástica y muralista muy reconocida a nivel nacional; Rocío López Zapata manifiesta su sensibilidad en la fotografía, tanto documental como en la producción de contenidos publicitarios audiovisuales; e Inés Pereyra Rozas participa activamente en gestiones culturales institucionales y proyectos relacionados.

No hay dos sin tres. Cada una igual de necesaria, ingeniosa e indispensable para poner en marcha este movimiento, ya que además de ser un invitación itinerante termina por consolidarse como una marcha sin pausa, que mes a mes gana más adeptos, amantes del arte o al menos sensibles a las fortunas que la vida nos ofrece con sólo activar las antenas parabólicas de nuestros sentidos. Sino, a los hechos me remito.

"Comenzamos lanzando nuestra primera edición el año pasado en septiembre dándole la bienvenida a la primavera con las flores y colores de Luz Santecchia en el Museo de la Ciudad Casa de Hernández; en el mes de octubre continuamos con la técnica de espátula que caracteriza los abstractos de Fernanda David en el Club del Ocio y en noviembre exploramos la temática de pájaros, sello distintivo de Mauricio Molina en Bararte. A lo largo de las diferentes fechas hemos visto crecer el entusiasmo que hay en el público y caras que de conocidas pasaron a ser amigas, acompañándonos en los encuentros", recuerdan con un brillo en la voz que me sugiere que el objetivo original esta cumplido, pero que sus almas inquietas y bohemias tienen para rato. Además, ¿desde cuándo el café es un hábito descartable?

"Nuestra actividad principal es generar y organizar jornadas mensuales que serán el lugar de encuentro entre el artista y el público. Permitiendo al artista la oportunidad de exponer su trabajo y proceso creativo; y al público la posibilidad de conocer artistas salteños y compartir el desarrollo de una obra propia", adelantan.

Con el objetivo de dar un cierre de las actividades del año 2018 y un anticipo de la nueva temporada que inicia este año, se organizó un evento especial en el Centro Cultural América (Mitre n°23) dónde estuvieron presentes los artistas que se sumaron a la iniciativa: Luz Santecchia, Fernanda David y Mauricio Molina, al igual que Ismael Gudiño, quien confirmó su fecha y acompañará al público el próximo mes, en Febrero de 2019.

"Arte + Café busca generar nuevos espacios para la difusión de la escena artística local en lugares con diversas dinámicas y estéticas; ya sea en contacto directo con el público o a través de exposiciones, dándole a los artistas la oportunidad de formar parte de este colectivo", profundizan.

Justamente, y en cuánto a la selección de los artistas propuestos para guiar las distintas jornadas, el equipo esta abierto a artistas salteños emergentes y ya establecidos que quieran participar. Reciben portfolios y propuestas en artemascafesalta@gmail.com o en el sitio web: https://artemascafesalta.wixsite.com/eventos

En dos palabras claves, Arte + Café, encontramos la esencia de esta experiencia y su misión, la de acercar el arte y la cultura al público. El café, proponga lector la bebida que mejor se ajuste a su talla, nos otorga licencias; nos relaja, nos anima a conversar, fomenta el diálogo interno, despeja las dudas, nos desajusta el traje, nos reconforta, es el momento donde caen en paracaídas las ideas, es un hueco de cercanía y soledad a la vez. Mientras que el arte, lejos de ser un cuadro en una galería o un círculo cerrado de alta alcurnia, es tan orgánica como el hecho de estar vivos, viene de las mismas profundidades. Eugenio Ionesco, dramaturgo y escritor francés , pensaba que una obra de arte es, sobretodo, una aventura de la mente; entonces me pregunto, ¿para quien está prohibido crear?

"El arte es expresión en estado puro, por eso debería experimentarse libremente por todas las personas y destructurarse de una figura formal y endurecida para abarcar nuevos espacios tan diversos como de a lugar. Creando nuevas propuestas para vincularse, crecer y ser creativos; y difundiendo la riqueza artística salteña para que el público conozca los nuevos exponentes artísticos que van surgiendo y gestándose", reflexiona Rocío.

Una iniciativa tan divertida como muy enriquecedora. Lejos de los libros tediosos, se trata de ir preparado a vivir algo distinto, conocer un artista, compartir con otras personas las mismas inquietudes, experimentar con una técnica o temática, disfrutar de un tentempié, conocer nuevos materiales y volver a casa con una obra de arte propia. "Es una combinación de pasiones: un momento para desconectarse y crear, una oportunidad para conocer y crecer, un espacio para expresarse y experimentar. Y nada mejor que acompañados de Arte + Café", concluyen las tres.

Ahora sí, los cálculos me cierran: Arte + Café = una forma de expres-arte