Día de la Música

Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta

El coordinador del conjunto musical hablo sobre las propuestas que dan
jueves, 22 de noviembre de 2018 · 20:58

SALTA (Redacción) - En el marco del día de la música, la orquesta juvenil de Salta se hace presente “El 22 de noviembre ya casi como una tradición la orquesta sinfónica juvenil e infantil, abre esta especie de frontera invisible que hay entre el público y la orquesta, y además entre los distintos músicos; y hoy todos los que vienen pueden sumarse a la orquesta para tocar y cantar, hoy es la samba de mi esperanza” declaró al respecto Maestro Juan Muñoz Coordinador de la Orquesta.

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil es un proyecto sociocultural y educativo comunitario del Instituto de Música y Danza, ente autárquico perteneciente al Ministerio de Cultura, Turismo y Deportes de la provincia de Salta. Cuenta con un equipo de trabajo organizado en áreas, destacándose el trabajo de producción y comunicación, la programación artística, y la calidad de la enseñanza musical, a cargo de un plantel de nivel internacional integrado principalmente por los músicos de la Orquesta Sinfónica de Salta. Actualmente el proyecto tiene un alumnado que supera los 450 niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Salta.

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta brinda contención, inclusión, herramientas para el desarrollo social y personal, para la realización en condiciones de igualdad, de proyectos de vida en torno a la música, a través de una formación musical orquestal de excelencia. Diariamente se dictan clases de canto coral, iniciación y lenguaje musical, instrumento, ensamble, música de cámara, ensayo orquestal y coral. Además, se ofrecen clases magistrales, talleres, charlas, y becas para perfeccionamiento y adquisición de instrumento. Todas las actividades son gratuitas. La institución cuenta además con un banco de instrumentos los cuales se dan en préstamo a los alumnos para que puedan tomar las clases, estudiar en sus casas y participar de los conciertos.

La destinataria directa de este proyecto son niños, niñas, adolescentes y jóvenes de 7 a 24 años de edad, de distintas localidades y diversas condiciones sociales, culturales y familiares de la provincia de Salta. Por otra parte, a través de las producciones artísticas gratuitas y de actividades junto a las familias, el proyecto también hace partícipes a padres, madres y familiares de los alumnos y brinda acceso a la cultura a otros integrantes de la comunidad. En este contexto, el proyecto favorece no solo la inclusión sino también la vinculación e integración de las personas en distintas condiciones socioculturales, el respeto, la construcción colectiva y la valoración de la diversidad cultural.

Las distintas formaciones orquestales, corales y ensambles del proyecto brindan frecuentemente conciertos abiertos y gratuitos en distintas localidades de la provincia, ofreciendo acceso a la comunidad a los bienes culturales y a producciones artísticas de calidad.  El proyecto de La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta es coordinado por Juan Ignacio Muñoz, y cuenta con dos cuerpos orquestales, dos coros, ensambles y conjuntos de cámara.

La historia del día de la música se remonta a fines del siglo segundo después de Cristo, cuando la religión católica aún no era aceptada en el Imperio Romano, una joven devota llamada Cecilia fue obligada por sus padres a casarse con otro joven de la misma sociedad patricia: Valeriano. Al poco tiempo, luego de ser respectivamente instruido y bautizado por el Papa Urbano, el flamante esposo adoptó la religión de su mujer. Una vez converso, junto a su hermano Tiburcio, se encomendaron a la labor prohibida de sepultar cadáveres cristianos. El hecho trajo consecuencias: los hermanos fueron arrestados y obligados a enunciar que solo adoraban a Júpiter. Esto nunca sucedió, y ante la negativa fueron torturados y condenados a muerte.

Luego le llegó el turno a Cecilia: fue arrestada y obligada a renunciar a la religión de Cristo. Sin embargo, al declarar que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera Fe, la joven fue trasladada hasta a un horno caliente para que la sofocación y los gases terminaran de ablandarla. Pero esto tampoco sucedió. A pesar del martirio, Cecilia cantó alabanzas a Dios y fue condenada a muerte. El 22 de noviembre del año 230, el alcalde romano Almaquio ordenó que le cortaran la cabeza. Y así fue.

Pero los tiempos cambiaron. Como es sabido, la religión católica comenzó a ser tolerada tras el Edicto de Milán, firmado por Constantino I el Grande en 313, y luego declarado culto oficial en el 380, por pedido de Teodosio I y a través del Edicto de Tesalónica. Finalmente, en 1594, el Papa Gregorio XIII nombró a Cecilia como patrona de todos los músicos y los homenajes no tardaron en aparecer. Desde entonces, y de distintas maneras, todos los 22 de noviembre se celebra el día de la música.