congreso de la nación

A Grande le comieron la lengua los marsupiales

El legislador macrista fue el salteño que menos intervenciones tuvo en la Cámara de Diputados durante el 2019. Mirá cómo se conforma el ranking
martes, 26 de febrero de 2019 · 08:49

SALTA (Redacción) - ¿Quiénes fueron los diputados nacionales por Salta que más intervenciones tuvieron durante las sesiones del año pasado? Esta pregunta tiene su respuesta, y aunque la misma no sorprenderá, puede servir a muchos para entender un poco mejor cómo se maneja el Congreso de la Nación.

De acuerdo al sitio web Parlamentario, el diputado nacional salteño que más habló en las sesiones del 2019 fue Pablo Kosiner. El exministro de seguridad se encuentra en el octavo lugar con un total de 18.426 palabras emitidas dentro del recinto. El también presidente del bloque Justicialista se encuentra detrás de Nicolás Del Caño.

Otro de los salteños que tuvo una performance aceptable fue Javier David. El precandidato a gobernador pronunció un total de 10.094 palabras que le sirvieron para ubicarse en el puesto 22. Un poco más atrás aparece Andrés Zottos que emitió 7.356 palabras y se encuentra en el puesto 45.

En el puesto 97 está el ex intendente de Tartagal, Sergio Napoleón Leavy, quien utilizó las sesiones para emitir 3.436 palabras. En tanto Alfredo Horacio Olmedo está en el puesto 121 con 2.629 palabras salidas de su boca.

Hasta ese punto llegaron los legisladores opositores, mientras que los oficialistas fueron los más calladitos.  Miguel Nanni, por ejemplo, pronunció 1.033 palabras dentro del recinto durante todo el 2019 y se ubicó en el puesto 183. Está rodeado de otros legisladores afines a Cambiemos.

Quien da la nota es el cadete aprendiz de los salteños, Martín Federico Grande, quien en todo el año solo mencionó 463 palabras. Cabe recordar que su intervención más conocida fue cuando comparó a las mujeres con marsupiales. Estas fueron en el marco de la discusión por el aborto no punible donde dijo: “Me pregunto. Si tendríamos el mismo sistema que los marsupiales y los bebés estarían prendidos a la teta de sus madres cuando llega el momento del aborto, sería tan fácil tomarlos y tirarlos a la basura como pretenden algunos dentro de este recinto”.