Elecciones 2019

Señales de Urtubey para bendecir a Gustavo Sáenz como candidato a gobernador de Salta

Tras una cena con dirigentes políticos salteños, se planteó la posibilidad de una unidad en la provincia que apoyará a Juan Manuel
lunes, 25 de febrero de 2019 · 14:00

SALTA (Patricia Manrique) - En la noche pasada se realizó un cónclave, verdaderamente ésta es la expresión, al cual acudió toda la dirigencia política de Salta. Podría decirse que ha sido la muestra más clara del liderazgo que mantiene vigente el gobernador, Juan Manuel Urtubey, ya que ningún otro político –y hubo quienes lo intentaron- ha podido centralizar a la masa crítica de la política en torno a un mismo proyecto político

Tanto es así que allí estuvieron los que representan las distintas versiones del peronismo con aspiraciones a suceder a Urtubey quienes dejaron de lado sus ambiciones personales para nuclearse en torno a lo que representa ese liderazgo “U” de proyección nacional; sin duda un hecho singular que no ha se visto anteriormente. 

La sensación excluyente en todos los presentes ha sido que la movida tuvo como fin último fortalecer la candidatura a la gobernación del actual intendente de la Capital, Gustavo Sáenz, que por estas horas viene siendo el hombre cuyo predicamento va sobresaliendo entre el resto de los que aspiran a competir. 

El arquitecto en las sombras de esta postulación de Gustavo Sáenz es Juan Pablo Rodríguez, un oportunista con aspiraciones de monje negro que le susurró a Urtubey la conveniencia de que el intendente capitalino sea el candidato, además de convencer también al asesor de campaña del gobernador, el catalán Antonio Sola -un hombre de muy bajo perfil mediático y del que apenas se encuentran datos en las Redes, pero autor del triunfo del presidente de México- de que Sáenz es la mejor opción. 

Este asesor –Sola- también cayó bajo la influencia de “Juampi” Rodríguez  e inmediatamente se puso la camiseta de Sáenz y es un ferviente animador de su candidatura, sólo que Rodríguez, una vez levantados de la mesa continúa operando para mantener las candidaturas de Miguel Isa, de Sergio Leavy, de Javier David, haciendo el doble juego propio de los que creen “hacer inteligencia”, de quienes bien decía Juan Domingo Perón “No hay que preocuparse, porque son como la bosta de paloma, no dan olor ni sirven para nada”.

De cerrarse esta “bendición” de Urtubey a Sáenz las condiciones en el espectro político comenzarán a cambiar, sobre todo para aquellos que pretenden la gobernación y se darán a partir de ahora negociaciones para ir completando una lista de unidad que vaya cubriendo todos los cargos inferiores.  Así quedará demostrado que en Salta se ha consolidado una nueva fuerza política que si bien de cuño peronista, ha encontrado en Urtubey el carisma y las condiciones para que la provincia esté otra vez en la historia reciente argentina representada por un salteño que aspira a convertirse en el próximo presidente de la Nación.