Amenaza de muerte a través de un “meme”

Según informe: la feminista acusada reconoció el mensaje enviado a Suriani y pidió perdón

Mientras la defensa de la militante busca colocarla como víctima, un informe policial indica que la imputada le pidió disculpas
martes, 05 de febrero de 2019 · 20:26

SALTA (Semanario El Intra)- En los últimos días, la defensa de la militante feminista, Ana Quinteros, quien saltó a los medios como la joven que envió un mensaje con un “meme” al diputado provincial, Andrés Suriani, volvió al ruedo tras ser imputada por el delito de amenaza, aunque esta vez para alegar que su clienta es víctima.

Al parecer, la estrategia de la abogada, Guadalupe Vázquez, defensora de la militante, pasa más por agudizar el conflicto y colocar a Quinteros como una víctima que busca una salida pacífica del conflicto en la que su clienta tiene todas las de perder con su acérrimo rival: el diputado provincial, Andrés Suriani, del PRO.

El caso fue denunciado el 18 de enero pasado, cuando el legislador denunció que le había llegado a su teléfono celular un mensaje que consideró como una amenaza de muerte, por lo que le dio intervención a la policía y la justicia.

El mensaje, vía Whatsaap, que le fue enviado al diputado se trataba de la reproducción de un “meme” de internet en el cual se advertía la leyenda “Muerte a Suriani” seguido de una confirmación de la supuesta amenaza con la siguiente frase: “No es metáfora”.

El mensaje se completó con otras acusaciones, entre ellas la de torturador, aunque lo que más retumbó y fue objeto de una causa penal fue el anunció de muerte que contenía el “meme”, hecho que llevó al diputado a radicar la denuncia del caso.

Esto derivó en la apertura de una causa penal a Quinteros, a quien le imputaron el delito de amenaza en la Fiscalía Penal 1, donde además le impusieron una serie de medidas restrictivas, como la prohibición de acercamiento al diputado.

En la audiencia, según lo informado por la propia abogada Vázquez, su clienta se abstuvo de prestar declaración, aunque adelantó que posteriormente iba a presentar un descargo, escrito con el cual buscará encaminar la resolución del conflicto.

Quinteros, hija de una empleada judicial, llegó a la ciudad judicial junto a su progenitora, quien se mostró en los pasillos bastante contrariada por la situación que tuvo que atravesar debido a la denuncia que llevó a su hija a ser imputada, algo que jamás imaginó como una trabajadora de la justicia.

Otro aspecto que molestó a la mujer fue el hecho de que el supuesto mensaje amenazante fue enviado desde el teléfono celular de la madre de la acusada, lo que, obviamente, puso a la empleada en una situación complicada, pues podría haber quedado implicada en la causa.

En la fiscalía, según trascendió, Quinteros se mostró aplacada y sin ánimos de exacerbar más el conflicto, incluso su abogada deslizó la posibilidad de que la causa llegue a una resolución rápida, lo que podría suceder a través de una posible mediación o conciliación.

 

“Fue sólo un meme”

Aunque al salir de la imputación y en el reencuentro con sus compañeras del colectivo feminista local, Quinteros bajo el tono de sus declaraciones pero mantuvo su postura de que el mensaje enviado se trató simplemente de un “meme” de internet, y que el mismo no fue una amenaza.

Previamente, mantuvo su distancia con Suriani en lo que respecta al pensamiento ideológico del diputado y el sector feminista. Previamente, Quinteros declaró que no tenía nada que esconder. “En ningún momento amenacé a nadie de muerte”, afirmó. “Fue nada más que un meme. Hoy en día se viraliza cualquier tipo de memes y nosotras también estamos expuestas a los memes que nos hacen por ser feministas o a las declaraciones de este señor”, dijo al referirse a Suriani.

Explicó que, si bien las militantes del colectivo feminista repudian ciertas declaraciones del legislador, están “muy lejos” de querer matar a alguien: “Eso no va a pasar y no lo vamos a hacer nunca”. La joven, en sus declaraciones, reconoció su preocupación por la acusación que recibió. “Una causa penal me complica en mi trabajo, porque yo mantengo a mi hija con eso y es como un antecedente medio pesado…”.

De esta manera, Quinteros trató de no mostrarse afectada y buscó minimizar la gravedad de la causa penal abierta en su contra, mientras el grupo que la secunda, en la misma línea, también salió a defender a la joven, a quien pusieron como víctima de un Poder Judicial Patriarcal.

 

Pidió perdón

 

Al averiguar detalles de este caso, este medio pudo tener acceso a un informe policial del Jefe del Sector I de la Policía, en el cual el funcionario policial indicó que al día siguiente de recibir el mensaje por el cual a Quinteros se le imputó el delito de amenaza, Suriani se comunicó con la policía a fin de mostrar otros mensajes enviados desde el mismo número que recibió la amenaza.

En vista de ello, la policía pudo confirmar que se trataba de una serie de mensajes enviados por Quinteros, en los cuales la militante le pidió perdón al diputado a la vez que le solicitó que su madre no se vea afectada por la causa penal iniciada.

El reporte de los mensajes, ya remitidos a la justicia, permiten mostrar una actitud distinta de la militante, quien parece estará más preocupada por su situación procesal, laboral y familiar e incluso pide perdón en reiteradas oportunidades, con lo cual deja en evidencia el error cometido por la misma con el “meme” enviado a Suriani, quien ahora tiene todas las de ganar, aunque se espera que ambas partes lleguen a un acuerdo en busca de cerrar el caso, al menos, en la justicia.

Los mensajes de retratación de la militante a Suriani

Los siguientes son los mensajes enviados entre las 7.26 y 7.35 por la acusada al diputado Suriani al día siguiente del “meme” por el cual fue imputada en una causa penal por el delito de amenazas.

1.- “Yo mande el mensaje, me acabo de enterar que me hiciste una denuncia por amenaza de muerte”.

2.- “Quiero decirte que en ningún momento te amenace de muerte yo sé que ustedes tiene todo el poder pero. De Corazón te pido disculpas. El número que denunciantes sale con el nombre de mi mamá que nada tiene que ver. Por favor si me vas a hacer algo que sea a mí.”

3.- “Yo te paso mis datos”

4.- “Pero no la compliques a mi mama que nada tiene que ver”

5.- “Me jodería mucho la vida en lo laboral una denuncia… tengo una hija a la cual alimento sola con esa fuente de laburo”.

6.- “Y si la pierdo o me pasa algo mi hija se queda sola Ojala tengas un poco de corazón y me entendas que por ahí el impulso y la bronca lleva a hacer cosas”

7.- “No se me cruza por la cabeza amenazar de muerte a alguien no mataría a nadie”

8.- “Si vas a seguir con esto paso mis datos y la denuncia hacemela a mi”

 9.- “Y no te metas a mi familia que no tiene nada que ver”

10.- “De corazón te lo pido por favor”

11.- “La bronca me llevo a eso. Nada más estoy muy lejos de hacerle daño a la gente Laburo soy madre soltera y sobrevivo la vida sola con mi hija…Por favor no me compliques la vida te pido disculpas por favor”.

Las siguientes son fotos tomadas de un informe policial de los mensajes que mandó la acusada al día siguiente.