Las víctimas fueron profesionales y una ministra

En lo que va del verano, San Lorenzo suma ya 51 delitos contra la propiedad

No se salva nadie. En algunas viviendas desaparecieron hasta las mascotas, las que luego son ofrecidas a los dueños previo pago de rescate
miércoles, 20 de febrero de 2019 · 09:45

SALTA (Redacción) - Aunque se trata de una temporada turística en alza, en la que los chalets y viviendas de la villa veraniega de San Lorenzo están ocupados, los delitos contra la propiedad no han disminuido, lo cual generó gran preocupación entre los vecinos de dicha localidad.

De acuerdo a las últimas estadísticas que maneja la policía, y a la cual este medio pudo tener acceso, los delitos de robos, daños, abigeatos y hurtos, con sus respectivos agravantes, ascienden ya a un total de 51 hechos en casi la misma cantidad de días de lo que va de 2019.

Sobre los hechos registrados, la policía informó que se tratan de casos denunciados por vecinos de la villa, aunque no se descarta que hayan otros sucesos que no fueron denunciados, ya sea porque los supuestos damnificados consideran que no llegaron a ser víctimas de robos, o bien, porque quieren evitar el trámite judicial de una denuncia.

De los 45 hechos denunciados en la Comisaría 100 de esa localidad, la policía indicó que 20 son robos, de los cuales 5 fueron caratulados como robos calificados, en los cuales los delincuentes ejercieron violencia en la ejecución del mismo, ya sea a través del uso de armas o la destrucción de parte de la propiedad, por lo general puertas o ventanas.

Los otros 15, en tanto, fueron caratulados como robos simples, en los cuales el monto del perjuicio no superar cifras importantes, como tampoco la violencia efectuada por los ladrones. Por lo general, se trata de hechos en los cuales los delincuentes irrumpen en la propiedad previo saltar o escalar una tapia, tras lo cual se apoderan del botín que encuentran a mano sin ejercer daño para ejecutar la sustracción.

Por otra parte, se informó que en una escala menor de delitos contra la propiedad, se registraron un total de 25 denuncias por hurtos, los que a su vez se clasifican también como simples y calificados, según el perjuicio y la violencia ejercida por los delincuentes.

En este caso, las estadísticas marcan un total de 8 casos de hurto calificados y 17 simples. En esta categoría, los delitos se circunscriben a hechos en los que los delincuentes actúan sobre el descuido de la víctima, ya sea al dejar sin seguridad determinados elementos en la propiedad o en el vehículo.

Por último, entre enero y lo que va de febrero se registraron tres denuncias por abigeato, por robo de animales equinos, y otras tres por el delito de daños, por lo general se trata de hechos en los que delincuentes no llegaron a consumar un delito de robo, y sólo causaron daños a la propiedad.

 

Por la noche

 

Del total de casos, ya sea de robos y hurtos con sus correspondientes agravantes, la mayoría se tratan de hechos cometidos en horas de la noche y en casas donde los moradores están ausentes, o bien, son saqueos a vehículos estacionados frente a las viviendas, ya sea con uso o no de violencia.

Dado que la mayoría de los hechos se registraron de noche o en propiedades con moradores ausentes, las chances de esclarecimiento de los mismos son muy escasas, a menos, que los propietarios cuenten con determinados dispositivos de seguridad, como por ejemplo circuito de cámaras de video.

Si bien en la villa existen cámaras públicas en determinados lugares, este recurso no llega a ser determinante cuando no se cuenta con fechas y horarios precisos. Otra variante, en tanto, son las cámaras de comercios o estaciones de servicios, las que en algunos casos pueden sumar al momento de esclarecer un hecho de esta naturaleza.

 

Damnificados

 

Dado que se trata de una zona considerada residencias o vip, si se quiere, el daño y los damnificados también responden a esa categoría, con lo cual no debe sorprender que entre los denunciantes haya mayoría de profesionales, comerciales, empresarios y jueces u otros funcionarios de gobierno.

De esta franja, la mayoría de los robos tuvo como principales afectados a médicos, abogados e ingenieros, quienes fueron blanco de robos calificados, tanto por el monto del perjuicio ocasionado por los delincuentes como por la violencia ejercida para la ejecución del ilícito.

No obstante, cabe señalar que los cuatro robos denunciados por abogados, fueron en su mayoría hurtos cometidos a raíz del saqueo de sus vehículos, siendo el botín ruedas de auxilio, estéreo y otros bienes de menor valía.

El resto de los hechos, en tanto, ya sea robos simples y hurtos se registraron, tanto en la misma villa como en los barrios aledaños o los suburbios, donde los vecinos no alcanzan el estatus social que convive en el corazón de dicha localidad.

Al margen de ello, los robos en uno u otro sector de la villa han crecido notablemente en los últimos años en San Lorenzo, donde se registraron grandes golpes, entre ellos el que tuvo como víctima al camarista federal, Abel Fleming, entre otros.

Incluso el 8 de enero de este año, se registró el saqueo en la casa de la flamante ministra de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable de la Provincia, Graciela Pinal del Cid, quien se hallaba fuera del país cuando ocurrió el saqueo de electrodomésticos y otros artículos electrónicos.

 

Esclarecimiento

 

La cantidad de hechos esclarecidos no guarda relación con el número de casos denunciados, aunque hay excepciones, como el caso del saqueo a la casa de un ingeniero agrónomo ocurrido el 7 de enero pasado sobre calle Ricardo Rojas al 1.500, a quien prácticamente le vaciaron la casa. No obstante, en un patrullaje preventivo, la policía logró detener a dos ladrones cuando huían con parte del botín.

Si bien las características de los hechos no ayuda a los investigadores, pues los atracos ocurren cuando los moradores están ausentes y en viviendas donde los sistema de seguridad internos son fácilmente vulnerables, lo cierto es que hasta el momento la policía no logró llegar al esclarecimiento de los principales ilícitos denunciados.

Los inconvenientes que enfrentan los policías giran en torno a la orfandad de pruebas o pistas que se obtienen de la escena del hecho, pues los ladrones se cuidan de dejar huellas dactilares o de calzado, por lo que la única posibilidad de obtener algún indicio podría llegar de testigos, en su mayoría, vecinos.

Esto, casi en todos los casos, no sucede, pues los vecinos no han podido aportar detalles o pistas de posibles sospechosos. Al respecto, sin embargo, sí se advierte un común denominador, al menos, en los casos de robos calificados.

Se trata de obras en construcción, ya sea vecinas o en la misma cuadra, por lo que los damnificados suelen aportar este detalle en sus denuncias, con lo cual dejan abierta la posibilidad de que los delincuentes sean albañiles, o bien, tengan alguna relación con los ladrones.

En ese orden, las segundas en la lista de sospechosos son las empleadas domésticas, quienes son las primeras apuntadas cuando se suceden los robos, especialmente cuando se trata de dinero o joyas, el botín preferido de cierta clase de delincuentes.

En cuanto a la gestación y nivel de profesionalidad de los delincuentes, la policía indicó que los hechos de mayor impactos, por lo general, de muestran el nivel de planificación y logística de los ladrones, quienes se las ingenian para obtener información del movimiento interno de sus víctimas, en especial los horarios en que se hayan ausentes y trascendidos respecto al botín familiar.

Por lo general, los robos son cometidos por dos o tres delincuentes, los que a su vez cuenta con cierta movilidad para asegurarse la fuga. Al respecto, se pudo saber que últimamente, los ladrones operan con motocicletas, un medio de transporte mucho más ágil para la fuga.

Por otra parte, la policía cree que los delincuente que cometen atracos en la villa, por lo general, no son vecinos de esa localidad sino se trata de personas jóvenes de otros sectores de la ciudad, quienes encuentran en la moto un medio de fuga ideal y con el cual pueden adentrarse en la zona de montes en caso de que se suceda una persecución. Los vecinos, por su parte, exigen mayor seguridad y en distintas reuniones mantenidas con las autoridades policiales, el mayor reclamo es por más patrullaje y prevención.

Más de