justicia

Llamativo giro en la investigación por el crimen de Jimena Salas

Desde la fiscalía ahora se habla de “nuevas líneas investigativas” y destacan la obtención de rastros genéticos en la casa de la mujer
miércoles, 23 de enero de 2019 · 08:52

SALTA (Redacción) – La investigación por el crimen de Jimena Salas, ocurrido el 27 de enero de 2017, tomó una nueva dirección en los últimos días tras conocerse que desde la fiscalía interviniente siguen “nuevas líneas investigativas” y que se obtuvo material genético en el lugar de los hechos que podrían arrojar más precisión en la búsqueda de los asesinos.

Según reporta el sitio oficial de Ministerio Público Fiscal, el fiscal Pablo Paz, quien lleva adelante las pesquisas, junto a su par de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Rodrigo González Miralpeix, reconoció que “estamos trabajando en nuevas líneas que podrían llevarnos a un escenario muy distinto al que estamos ahora”.

“Obviamente, por razones lógicas, no puedo adelantar más detalles al respecto, pero si puede decir que estas nuevas líneas, nos permiten darle un nuevo rumbo al caso. Sí puedo señalar que la familia está al tanto de todos los movimientos de la investigación y nos acompaña en estas diligencias y otras más que se están llevando adelante”, agregó.

En el marco de este constante contacto, esta mañana, Paz mantuvo una nueva reunión con Nicolás Cajal, donde lo puso al tanto de la marcha de la investigación en relación a estas nuevas líneas investigativas.

Como se sabe, Salas fue asesinada el 27 de enero de 2017 en su casa del barrio San Nicolás en la localidad de Vaqueros, cuando dos sujetos a través de una táctica de relajamiento, como la de usar un perro para hacerlo pasar por extraviado, ingresaron a su casa con supuesto fines de robo.

Al respecto, el fiscal recordó que “esta es la principal hipótesis, la que se mantiene por ahora. Gracias a distintas pericias, las que demandaron tiempo e infructuosas gestiones, se pudo llegar a un retrato hablado de uno de los sospechosos, como así también conocer otros detalles, como la raza y el color del perro utilizado como señuelo; y también la vestimenta, características del auto usado por los criminales y otros accesorios, como el llavero que portaba uno de ellos”.

Prueba genética

Por otra parte, el fiscal resaltó el valor de las distintas pericias técnicas y forenses que se realizaron en torno a este caso, lo que permitió tener un panorama más amplio de lo sucedido con Salas. Entre ellas, destacó la obtención de rastros genéticos de los asesinos en la escena del crimen.

“Estas muestras se encuentran preservadas y su obtención es muy valiosa, pues nos permite hacer un constante cotejo con nuevos sospechosos y otros individuos que ingresa al Banco de Datos Genéticos, sostuvo.

Paz explicó que este paso en la investigación “no es menor, pues coloca a los investigadores en mejor posición una vez que se da con un sospechoso. Asimismo, cabe señalar que en el caso de Salta, el registro de datos genéticos no alberga solamente muestras de personas vinculadas a delitos sexuales, sino también por delitos contra las personas, con lo cual el margen de cotejos es mucho mayor”.

Por último, Paz se mostró confiado en las pesquisas que se llevan adelante a partir de estas nuevas líneas de investigación. Reconoció el paso del tiempo, próximo a cumplirse dos años, pero remarcó “no hemos dejado de investigar, sabemos que el transcurso del tiempo puede afectar, pero cada uno de los involucrados en el caso, es consciente de ello y de la necesidad de dar con los asesinos, tanto para la familia como para los salteños”.