Salta

Investigan la muerte de una mujer por un supuesto caso de mala praxis

La paciente se sometió a una intervención ambulatoria sin riesgo. Un centro médico privado es investigado por el sorpresivo desenlace
martes, 25 de diciembre de 2018 · 07:20

SALTA (Redacción) – Lo que debía ser una operación sencilla, sin ningún grado de complejidad ni riesgo para el paciente, derivó inesperadamente en la muerte de Eugenia Carrizo una mujer de 49 años. La víctima, residente del barrio Libertad de la ciudad de Salta, se había presentado en una clínica a fin de someterse a la extirpación de un ganglio. Se investiga al establecimiento por presunta mala praxis.

Según lo informado por la policía a ElIntra, el hecho fue denunciado por el esposo de la mujer en la comisaría Primera. El hombre, identificado como Federico Frías, de 50 años, sostuvo en su relato que, previamente al deceso, su pareja se había realizado un estudio en torno a un ganglio que le salió en el lado derecho de la zona clavicular.

Asimismo, el sujeto comentó que, si bien su esposa se desempeñaba como personal de maestranza en la clínica IMAC, había decidido no realizarse la intervención en ese centro médico, sino en una clínica de calle Urquiza, en la zona centro.

Además, Frías agregó que los estudios previos no indicaron inconvenientes de salud u otro tipo de complicaciones que impidieran que la intervención fuera llevada a cabo. Por este motivo, la operación fue programada para el pasado viernes 7 de diciembre y, en consecuencia, quedó a cargo de una médica de dicho sanatorio.

Realizada la intervención, Carrizo recibió la prescripción de medicamentos complementarios para completar el tratamiento de extirpación del ganglio, fármacos que adquirió e ingirió de acuerdo a las recomendaciones de la doctora.

Vómitos y desmayos

Tras el alta, indicó Frías, la mujer regresó a su casa, pero a las pocas horas comenzó a experimentar complicaciones de salud, entre ellas vómitos y desmayos. Por ello, el denunciante trasladó a su esposa hasta la clínica IMAC, donde fue asistida de manera urgente.

Una vez allí, señaló que los médicos le habían expresado que Carrizo presentaba un estado crítico, pues apenas ingresó se broncoaspiró y comenzó con complicaciones cardíacas. Rápidamente, la paciente fue derivada a la sala de terapia intensiva.

Horas después, y pese al esfuerzo de los médicos por salvarle la vida, Frías recibió la noticia de que Eugenia había fallecido y, además, le comunicaron que el motivo de la muerte se debía a un presunto cuadro de “paro cardíaco por un shock séptico”. Este hecho fue el que generó sospechas respecto a un supuesto caso de mala praxis.

En su testimonio, Frías sostuvo que dialogó con otros profesionales respecto a lo sucedido y, como resultado de ello, alimentaron la sospecha de que la muerte se habría derivado de una mala práctica médica al momento de la intervención ambulatoria a la que fue sometida.

En vista de ello, Frías radicó la denuncia y solicitó que se investigue el deceso de su esposa, ya que la misma no presentaba problemas de salud, ni tampoco surgieron complicaciones en los estudios médicos a los que se sometió previo a la operación.

Actualmente, se espera que, entre los primeros pasos de la investigación, se lleven adelante el secuestro de la historia clínica, como así también otros documentos vinculados a la intervención por la extirpación del ganglio, el pos operatorio y otras pruebas que permitan establecer lo sucedido con la paciente.