Cerrillos

Conducía borracho, chocó e intentó coimear a la policía

Cuando le exigieron la licencia de conducir, solo portaba un carné de motociclista. Llevaba 2,47 gramos de alcohol en sangre
lunes, 10 de diciembre de 2018 · 17:51

SALTA (Redacción). Un automovilista que conducía en estado de ebriedad chocó con el cordón cuneta en la rotonda que une la ruta 68 y la autopista Circunvalación Oeste en la localidad de Cerrillos. Los efectivos de policía que llegaron al lugar le realizaron el control de alcoholemia, que indicó que tenía 2,47 gramos de alcohol en sangre. Además, intentó coimear a los oficiales que lo registraron.

Según lo informado por la policía a ElIntra, un sargento de la División Motorizada, que fue informado acerca de un siniestro vial que se había producido en el mencionado lugar, se encargó de reportar el accidente. Cuando arribó a la zona, observó que un automóvil Renault 19 se encontraba averiado luego de haber colisionado con el cordón cuneta de la colectora, mientras que el conductor permanecía en el rodado.

Minutos después, más efectivos llegaron a la zona y se acercaron a evaluar el estado de propietario del auto, quien fue identificado como Julio Cruz, de 55 años. Rápidamente, evidenciaron que el hombre se hallaba estado de ebriedad. Ante ello, le exigieron la la entrega de todos los papeles del automóvil, como así también su licencia de conducir. Llamativamente, sólo les presentó un carné que lo habilitaba a conducir motocicletas.

Al verse acorralado por esta situación, Cruz sacó un fajo de billetes y le ofreció a los policías una coima de 500 pesos. Incluso, lanzó el billete en dirección a los uniformados, quienes ignoraron esta acción e, inmediatamente, se comunicaron, solicitaron la presencia personal de Tránsito de la Municipalidad de Cerrillos. Por su parte, los efectivos emitieron la denuncia correspondiente por el delito de cohecho.

Posteriormente, los agentes de Tránsito se encargaron de confeccionar las dos actas de infracción contra Cruz, tanto por haber conducido en estado de ebriedad como por no contar con el permiso para manejar el automóvil. Además, llevaron a cabo el control de alcoholemia, que arrojó un resultado de 2,47 gramos de alcohol en sangre. En consecuencia, también dispusieron del secuestro del vehículo.