Concierto

Paul McCartney dio un exclusivo show en Liverpool

El cantante volvió a actuar en la ciudad que lo vio crecer como artista. Dio un concierto para 250 personas en The Cavern
viernes, 27 de julio de 2018 · 15:32

En plena promoción de su nuevo trabajo discográfico titulado "Egypt Station", el histórico integrante de The Beatles, dio un show en el emblemático Cavern Club de la ciudad inglesa de Liverpool. Si bien fue gratis, el limitado espacio del lugar le dio cabida sólo a 250 personas, un número ínfimo para la convocatoria que puede generar el cantante. Sin embargo, en cuestiones de estrategia publicitaria sirve y mucho.

El cantante dio a conocer por las redes el punto de entrega de las 250 entradas disponibles y los fanáticos corrieron al mismo para conseguirlas. Los afortunados asistentes disfrutaron de un show impecable, donde Paul McCartney repasó sus grandes éxitos, propios y los de la banda que lo hizo famoso y los combinó con nuevas canciones que saldrán en su nuevo disco de estudio. El mismo saldrá a la venta a partir del próximo 7 de septiembre. 

La elección del lugar para la presentación no fue inocente, en "la cueva" o "la caverna" como se conoce al bar de Liverpool, fue el escenario donde los Beatles tocaron sus primeros conciertos, más precisamente, es exactamente donde el mito nació. La popularidad que McCartney y compañía obtuvieron en esas actuaciones, llevó a la banda a tocar en más de 300 ocasiones en The Cavern, lo que convirtió a la plaza en un monumento del rock para el mundo.

"Pasaron muchos años desde que tocamos aquí. Ni sabíamos si tendríamos un futuro en la música. Pero creo que nos fue bien" bromeó el cantante frente al privilegiado público. El show lo terminó con "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band" y "Helter Skelter" en medio de una tremenda ovación que le brindaron los fans más rápidos de Los Beatles en Liverpool, los que pudieron sacar su exclusiva entrada a tiempo.

El lunes pasado, también como parte de la promoción de su nuevo trabajo, McCartney dio un concierto secreto en los estudios de Abbey Road y se dio tiempo para recrear la histórica portada del disco al cruzar la histórica calle en la que Los Beatles fueron fotografiados para la portada del álbum que los catapultó a la fama mundial en 1969.