REINO UNIDO

Pagó para que quemaran a su hijo con ácido

Solicitó la ayuda de sus cómplices para atacar a su hijo en un intento por obtener mayor custodia
jueves, 07 de marzo de 2019 · 11:24

SALTA (Redacción) - El hecho ocurrió en la tienda Home Bargains de la ciudad de Worcester, Reino Unido, un hombre fue hallado culpable y condenado a 16 años de prisión por planear un ataque con ácido a su hijo de 3 años, en medio de una batalla de custodia con su exesposa.  El menor resultó con graves quemaduras en el rostro y brazos.

Según consigna El Intransigente, el sujeto quería mostrar que su expareja y madre de su hijo, no era apta para cuidarlo y para ello, pagó para que le echaran ácido, y así él obtener la custodia, según informaron las autoridades.

A general view of the Home Bargains store where a man is accused of an acid attack on a young boy, in Worcester, England, Sunday, July 22, 2018. British police say a 3-year-old boy suffered severe burns on his face and arm during a suspected acid attack that investigators think was deliberate. West Mercia police Chief Superintendent Mark Travis said police are working to identify the substance that burned the child on Saturday at a discount store in Worcester, England. (Matthew Cooper/PA via AP)

El hombre, cuya identidad no se divulgó, fue condenado a 16 años de cárcel por planear el ataque con ácido contra su hijo de tres años, que se llevó a cabo en julio del 2018. El padre y otras cinco personas fueron sentenciadas por "conspirar para arrojar ácido sulfúrico con la intención de quemar, mutilar o desfigurar" al pequeño.

La información suministrada a los jurados era que el padre, un taxista de 40 años, residente de Wolverhampton, en el centro de Inglaterra, pero originalmente de Afganistán, solicitó la ayuda de sus cómplices para atacar a su hijo en un intento por obtener mayor custodia al presentar a la madre del niño como incapaz de proporcionar una atención adecuada.

En su veredicto, el juez Robert Juckes dijo que los convictos cometieron un crimen “monstruoso” que fue planeado y llevado a cabo cuidadosamente. Los otros convictos fueron sentenciados a penas entre 12 y 14 años de prisión. Uno de los acusados fue absuelto.

Entre las pruebas, se exhibió un video tomado por las cámaras de seguridad de la tienda de Home Bargains donde ocurrió el ataque. Muestra cómo el pequeño juega con su hermano mayor con unos balones exhibidos en el lugar hasta que un hombre, de camiseta blanca, se le acerca y lo rocía con el ácido. El niño sufrió graves quemaduras, pero se recupera rápidamente.