Estados Unidos

Los Ángeles, nueva “ciudad santuario” para inmigrantes

Según una ordenanza municipal, se tomarán en cuenta las contribuciones que hagan a la sociedad y no su origen
sábado, 09 de febrero de 2019 · 09:14

Salta (Redacción)- Una ordenanza municipal convirtió, este viernes, a Los Ángeles, después de San Francisco y Santa Ana, en ciudad santuario para los inmigrantes. La propuesta tuvo un absoluto respaldo dentro del Consejo de esa ciudad y sobre todo por su presidente, Herb Wesson. Esta decisión bien podría tomarse como un desplante para las acciones del presidente de los Estados UnidosDonald Trumpquien ya se ha expresado de manera contraria en varias oportunidades.

Esta resolución dispone que las autoridades locales no colaborarán con las autoridades federales en materia migratoria. Se tomarán en cuenta las contribuciones que estos inmigrantes hagan a la sociedad y no su origen. Así informó el diario nacional El Intransigente

El Consejo también decidió otorgar una contribución de 10 millones de dólares para ayudar legalmente a los inmigrantes residentes en este lugar, según consigna el sitio El Intra América News.

El término “ciudad santuario” es utilizado para las ciudades que en Estados Unidos ponen en práctica políticas que atienden a no establecer como un delito el estatus migratorio. No es un término legal, por lo que la forma en la que se implementa puede variar de un lugar a otro. De todas maneras, una manera de ponerlo en acción es legislar o simplemente poner como práctica de las policías de la ciudad no preguntar a ningún ciudadano por su situación o estatus migratorio.

El presidente Trump ha sido un detractor de este tipo de medidas, desde su campaña e incluso en su reciente Discurso de la Unión ante el Congreso (2019), cuando recordó cuál es su posición frente a los inmigrantes ilegales.

El primer mandatario de los Estados Unidos aseguró que apoya a la inmigración, pero en condiciones legales porque de otra forma sería impulsar la saturación de servicios de la sociedad como la salud y la educación, o abrir más las puertas a potenciales flagelos como el tráfico humano, el narcotráfico, y el empleo ilegal, entre otros.