VATICANO

El Vaticano intenta contabilizar los abusos sexuales

Los casos de abusos sexuales contra menores cometidos en todo el mundo por hombres de la Iglesia son miles
viernes, 22 de febrero de 2019 · 07:27

SALTA (Redacción) - Hasta el momento no se han contabilizado con total certeza la cantidad de de la pederastia clerical reconocidas en todo el mundo. Mientras se lleva a cabo la cumbre antipederastia en el Vaticano, Monseñor Charles Scicluna, "promotor de justicia" en la Congregación para la Doctrina de la Fe, anunció que se está elaborando un informe que debería ser difundido "en los próximos meses", acompañado de notas de contexto. Es este momento y teniendo en cuenta los casos investigados y comprobados por organismos independientes, se calcula que desde Estados Unidos a Australia, desde Irlanda a Holanda, de Chile a México, de Italia a España, los casos serían más de 100.000. Una cifra alarmante.

Según consigna El Intransigente, en junio de 2009 el cardenal Claudio Hummes, prefecto para el clero, declaró al semanario católico español Vida Nueva que "la Iglesia no puede cerrar los ojos frente a los casos de pedofilia entre sus propios sacerdotes, que en algunas diócesis llegan a involucrar a cuatro curas sobre cien".

Rectificaba así lo dicho el 5 de enero de 2008 en el Osservatore Romano, que entre los sacerdotes "ni siquiera el 1 por ciento enfrenta problemas de conducta moral o sexual". En septiembre de 2009 el arzobispo Silvano Tomasi, entonces observador permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra, declaró al Consejo de los Derechos Humanos que, según investigaciones internas, en el clero católico solo entre el 1,5 y el 5 por ciento estaba involucrado en abusos sexuales contra niños.

Para Scicluna, tales estimaciones estarían sobredimensionadas respecto del número de denuncias de clérigos acusados de abusos llegadas desde las distintas diócesis al ex Santo Oficio entre 2001 y 2010: estas habrían involucrado a 3.000 sacerdotes, de los cuales alrededor de un décimo serían pedófilos propiamente dichos.

Según los datos de la Iglesia Católica, frente a una población promedio de unos 44.000 miembros del clero en el mundo, los clérigos culpables de abusos contra menores resultarían en torno al 0,67 por ciento, de los cuales serían propiamente pedófilos el 0,067 por ciento.

Entre los diversos casos "nacionales" sobresalen algunos. El más clamoroso sigue siendo el de la diócesis de Boston, revelado por la prensa a partir de 2002: 600 artículos, 1.000 casos de niños víctimas de abusos sexuales y psicológicos, 70 curas pedófilos y un cardenal en la mira, el desaparecido Bernard Francis Law, "reparado" en el Vaticano en 2004 como arcipreste de la basílica de Santa María Mayor.

El caso fue contado en el film, premiado con el Oscar, "Spotlight". El año pasado, en cambio, el gran jurado de Pennsylvania certificó a partir de los años 40 más de 300 curas abusadores y más de mil víctimas, así como encubrimientos sistemáticos, que llevaron a la renuncia del cardenal de Washington Donald Wuerl. Investigaciones análogas se llevaron a cabo en unos 15 estados norteamericanos.

Con los años, en Irlanda dos investigaciones independientes gubernamentales destaparon el sistema de silencio: el informe Ryan recogió más de 2.500 testimonios de violencias y abusos contra menores en las escuelas, seminarios y parroquias católicas entre 1930 y el fin de los 70, y el informe Murphy apuntó a la diócesis de Dublín, entre 1975 y 2004.

En conclusión: frente a las denuncias de abusos presentadas por las víctimas o sus familias, la cúpula de la Iglesia Católica, en lugar de intervenir contra los culpables, levantó un muro de silencio. El caso obligó a Benedicto XVI, en 2010, a una histórica carta de disculpas al pueblo irlandés.

Mientras tanto aún hace discutir el caso de Marcial Maciel Degollado, el fundador de los Legionarios de Cristo, condenado por el ex Santo Oficio a la renuncia al ministerio público y una vida reservada el 19 de mayo de 2006, tras una investigación de más de un año, pero con denuncias que se remontaban a 1956 sobre su doble y triple vida, con abusos incluso sobre sus hijos naturales.

Un caso en el que pesaron las fuentes protecciones de las que gozaba el mexicano Maciel en el Vaticano en la era de San Juan Pablo II. El papa Francisco por su parte tuvo que afrontar la grave situación de la Iglesia chilena, donde el caso de Fernando Karadima, sacerdote y abusador serial, fue comparado con un segundo caso Maciel.

Tras una primera subestimación del caso, el papa ordenó una nueva investigación, tanto sobre los abusos como sobre las coberturas de parte de los obispos, tras la cual degradó a Karadima y recibió la renuncia en bloque de todo el episcopado chileno.

Un cuadro exhaustivo de la situación en Alemania lo dio un estudio publicado en septiembre pasado, y encargado por la propia conferencia episcopal del país: 3.677 menores fueron involucrados en casos de abuso de parte de sacerdotes, en un arco temporal de casi 70 años, de 1946 a 2014. En total son 1.670 los sacerdotes acusados de haber abusado sexualmente de niños que, en la mitad de los casos, tenían menos de 13 años.