Venezuela

Guaidó tomó el control de la embajada de Costa Rica

Un comunicado de la misión diplomática venezolana informó que los representantes de Nicolás Maduro 'fueron cesados de sus funciones'
miércoles, 20 de febrero de 2019 · 14:42

Salta (Redacción)- María Faría, la diplomática designada por la Asamblea Nacional de Venezuela y el gobierno de Juan Guaidó como embajadora del gobierno interino, tomó el control de la Embajada de Venezuela en Costa Rica este miércoles por la mañana.

Así lo dio a conocer la misión diplomática en un comunicado de prensa, en el que se detalla que los representantes del Gobierno de Nicolás Maduro fueron cesados de sus funciones, ya que seguían trabajando en la sede diplomática, ubicada en Los Yoses, San José, de manera irregular. Así informó el diario nacional El Intransigente. 

“Una vez cubiertos los trámites legales estipulados por la ley, hemos venido a la Embajada para avanzar con el proceso de transición, que encabezan la Asamblea Nacional de Venezuela y el presidente Juan Guaidó para restituir el orden democrático. Eso pasa por garantizar el respeto a los derechos de nuestros connacionales fuera del territorio venezolano”, manifestó Faría.

De inmediato Jorge Arreaza, canciller de Nicolás Maduro, calificó la acción en su cuenta Twitter. "Cual ladrones, esta madrugada un grupo de desconocidos ingresó a la sede de la embajada de Venezuela en Costa Rica. El Gobierno de ese país debe hacer cumplir la Convención de Relaciones Diplomáticas y garantizar el funcionamiento y seguridad de nuestro personal e instalaciones", escribió.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica informó el pasado viernes que la delegación del presidente Nicolás Maduro tenía 60 días para abandonar el país. Mediante una carta se informó acerca de la decisión a Nabil Moya, Angélica Ramírez y Nelly de la Mata Ovalle.

Costa Rica es parte de los 50 países que reconoce al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan  Guaidó como presidente interino del país luego de rechazar el segundo mandato de Maduro, alegando que las elecciones de mayo anterior carecieron de garantía y transparencia.