Medio Ambiente

España propone prohibir en el 2040 los coches a nafta, diésel e híbridos

Sería el primer país en prohibir el transporte tal como lo conocemos en la actualidad
martes, 08 de enero de 2019 · 14:48

Salta (Redacción)- Dentro de los próximos años se habrá de confirmar una gran noticia. ¿Por qué? Porque España pretende prohibir la venta a partir de 2040 de cualquier transporte de combustión, es decir, propulsados por diéselnafta, híbridos o gas natural. Sólo se podrán matricular vehículos eléctricos, movidos por hidrógeno o por cualquier tecnología que no emita dióxido de carbono.

Según lo informado por el diario nacional El Intransigente, la meta es que estos modelos eléctricos sean los únicos que circulen por las rutas españolas en 2050. Así lo contempla el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que el Gobierno ha enviado a los partidos políticos para abrir un proceso en el que consultará a las comunidades autónomas y los diferentes grupos parlamentarios. El objetivo es que el documento llegue al Congreso a finales de 2018. La nueva norma tiene el objetivo de asegurar el cumplimiento de España del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Avances anunciados

Comunidades como Baleares ya anunciaron la prohibición del acceso de vehículos diésel a partir de 2025. En 2035 vetará los impulsados a nafta, cita Energía16. A partir de la aprobación de la ley, “quedará prohibido el establecimiento de nuevos subsidios u otros incentivos económicos que favorezcan el consumo de combustibles fósiles”. Es decir, no habrá ayudas para ninguno de los vehículos mencionados. Ni diésel, ni gasolina. Tampoco híbridos o movidos por gas. Solo a los 100% eléctricos (o tecnologías como pila de hidrógeno).

Con este mismo fin, “se realizará un informe sobre el régimen fiscal que está siendo aplicado a los combustibles fósiles”, en busca de localizar las ayudas y medidas para revisarlas, “en línea con los objetivos de descarbonización”.

Los autores del documento señalan que el objetivo es “cumplir con el Acuerdo de París, para acelerar la plena descarbonización de la economía” en 2050, cuando se implantaría “un modelo de desarrollo perdurable que genere empleo estable y de calidad”.

En el texto también se recoge la obligación de que todos los municipios con más de 50.000 habitantes cuenten con “zonas de bajas emisiones” antes del año 2023. Un ejemplo es Madrid Central, que entra en vigor el próximo 30 de noviembre, y que restringirá el acceso a todos los vehículos que no cuenten con el distintivo medioambiental de la DGT.

El objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de un 20% en 2030 respecto a los niveles de 1990. La previsión es que en la tercera década del siglo las emisiones sean en España de 230 millones de toneladas de CO2 frente a las 339 actuales.