Brasil

Inseguridad: Bolsonaro quiere darle impunidad a la policía

A pocos días de asumir la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro enfrenta una crisis de inseguridad en el Estado de Ceará
sábado, 05 de enero de 2019 · 10:06

Buenos Aires (El Intransigente)-  A pocos días de asumir la presidencia de BrasilJair Bolsonaro enfrenta una crisis de inseguridad en el Estado de Ceará, donde se produjeron ataques con cócteles molotov. De esta manera, el mandatario autorizó el despliegue de 300 agentes de la policía militarizada en la zona y pidió apoyo de diputados y jueces que respalden la ley con la que pretende dar impunidad a los policías que maten delincuentes.

Según lo informado por el diario nacional El Intransigente, de esta manera, los despliegues policiales como el ordenado este viernes por el Gobierno federal son frecuentes en Brasil, pero los últimos incidentes violentos en Ceará, donde se produjeron unos 40 ataques incendiarios en dos días contra autobuses y edificios públicos, son un recordatorio al nuevo presidente de lo urgente que es para la ciudadanía una mejora drástica de la seguridad.

En este sentido, según El Páis, el tema de la inseguridad es, con la corrupción, uno de los que más frecuentemente mencionan los votantes de Bolsonarocuando se les pregunta cuál debe ser el primer asunto sobre su mesa en Planalto.

Bolsonaro ha insistido desde que es presidente en sus promesas de flexibilizar la compra y posesión de armas por parte de la ciudadanía y pretende aprobar un decreto ya en enero, para combatir el crimen. Sin embargo, el mandatario de Brasil aseguró: “Sin garantías necesarias para que los agentes de seguridad pública actúen en favor del ciudadano de bien, la reducción de los delitos no ocurrirá a la velocidad a la que los brasileños exigen”

En tanto, el Estado de Ceará, ubicado en una ruta del narcotráfico, es precisamente uno de los más violentos del país. El encargado de autorizar el despliegue allí ha sido el ministro de Justicia, Sérgio Moro, el antiguo juez de la operación Lava Jato y un auténtico héroe para los bolsonaristas. Los incidentes, que se han extendido a 13 ciudades, han alterado notablemente la vida en la capital del estado, Fortaleza (2,6 millones de habitantes). Solo un tercio de los autobuses está circulando y lo hace con escolta policial, y parte del comercio ha tenido que cerrar.