Estados Unidos

Justo en la era Trump, un acontecimiento histórico se dio en el Congreso de los Estados Unidos

Una jura en el Congreso estadounidense se convirtió en un antes y un después en el país
viernes, 04 de enero de 2019 · 09:14

BUENOS AIRES (El Intransigente) - Las demócratas Rashida Tlaib e Ilhan Omar hicieron historia al convertirse en las primeras mujeres musulmanas legisladoras del Congreso de Estados Unidos, en el marco de un récord de 127 bancas en manos de mujeres.

Tlaib, de 42 años, del estado de Michigan, realizó el juramento vestida con una tradicional túnica árabe (thobe) y sobre una copia del Corán que perteneció a Thomas Jefferson. Explicó que fue un "símbolo de que el Islam es parte de la historia norteamericana desde hace mucho tiempo".

La abogada fue la primera musulmana en 2009 de la Cámara de Representantes de Michigan, donde ganó las primarias en la carrera al Congreso y luego la elección general con el 84,6% del total de los votos. Hija de inmigrantes palestinos y la mayor de 14 hermanos en el seno de una familia obrera, fue la primera de su núcleo familiar en ir a la universidad. En el caso de Omar, de 37 años, fue electa en Minnesota tras una larga carrera que empezó desde abajo en las filas demócratas, desempeñó cargos en áreas educativas y voluntariados en materia de derechos civiles, acción social y pobreza.

Omar, que lució hoy un velo, estuvo en la sesión con su tercer hijo, una beba de meses, en sus brazos. "Por primera vez me di cuenta de que era negra y musulmana y que mi color de piel y mi hijab me distinguían del resto de la población", admitió tiempo atrás la originaria de Mogadiscio, capital de Somalia? Es licenciada en Administración de Empresas, Ciencias Políticas y Estudios Internacionales, además de recibir una beca de política en la Escuela de Asuntos Públicos Humphrey de la Universidad de Minnesota.

"Hace 23 años, desde un campo de refugiados de Kenia, mi padre y yo llegamos a un aeropuerto de Washington DC", tuiteó hoy Omar junto a una foto donde se la ve acompañada de su padre. "Hoy volemos a ese mismo aeropuerto el día de mi juramento como primera mujer somalí-estadounidense en el Congreso", agregó.

Sobre su condición de refugiada y lo que tuvo que afrontar en el camino hasta llegar a Estados Unidos, dijo: "Las mujeres, en particular, tienen una fuerza única para mirar a la adversidad de frente, y para continuar. Creo que con la combinación de ser también musulmana e inmigrante, una refugiada que ha superado tantas cosas no hay mucho que me asuste. Me siento poderosa, audaz y valiente".

Una multitud de simpatizantes, la mayoría de ellas mujeres (y muchas con hijabs), celebraron el juramento de Tlaib en las afueras del Capitolio. "(Esto significa) todo para nosotros", dijo Mohamud, de 28 años, quien se ofreció como voluntario para la campaña de Omar y viajó desde el estado demócrata de Minnesota para asistir a su juramento. "Significa que podemos entrar en política y llegar al nivel más alto".

Omar y Tlaib fueron elegidas en las elecciones legislativas del 6 de noviembre pasado. "Quería que mis hijos estuvieran aquí para presenciar esto", dijo Huwaida Arraf, una abogada palestina estadounidense de Derechos Humanos, mientras abrazaba a su hija de 4 años.

The Washington Post informó que cientos de musulmanes de todo el país siguieron las transmisiones en vivo a través de C-SPAN y de la plataforma del Congreso en Facebook. Algunos publicaron fotos de ellos mismos vistiendo thobes, el vestido tradicional palestino que Tlaib usó en la ceremonia, con el hashtag #TweetYourThe para proclamar su orgullo.