China

Xi Jinping advierte a Taiwan sobre cualquier intento independentista

No descartó el uso de la fuerza
jueves, 03 de enero de 2019 · 17:59

Buenos Aires (El Intransigente)-  "China debe ser y será reunificada", dijo el presidente Xi Jinping, advirtiendo sobre cualquier interferencia extranjera o intento independentista, en el caso de Taiwan. Sus palabras se dieron en un encuentro en Beijing para conmemorar el 40 aniversario del "Mensaje a los Compatriotas de Taiwan", que fue el primer acercamiento desde que culminó la guerra civil china en 1949, que los nacionalistas se refugiaron en la isla, después de perder contra los comunistas. 

"Todos somos la misma familia. Los asuntos entre el estrecho (de Formosa) son asuntos domésticos y deben ser dirigidos naturalmente con discusiones y consultas entre nosotros", agregó, cerrando la discusión sobre el futuro político de la isla. 

Pero Xi fue más allá, advirtiendo que los hechos históricos y legales indican que Taiwan es parte de China y que las dos partes pertenecen a una sola China, y nunca deben ser alterados por nadie ni por ninguna fuerza. "Estamos dispuestos a formar un espacio que nos lleve a una reunificación pacífica, pero no habrá lugar a acciones separatistas. No podemos prometer que renunciaremos al uso de la fuerza y nos reservamos cualquier medida que sea necesaria", dijo el presidente. 

La advertencia parece dirigida a los Estados Unidos, uno de los principales aliados de la isla, además de algunos sectores independentistas de Taiwan. Con la llegada en el 2016 de la nueva presidenta Tsai Ing-Wen, las relaciones entre Beijing y Taipei se han deteriorado. Tsai no acepta que China y Taiwan forman parte de un mismo país. 

El miércoles, Beijing practicó ejercicios militares con fuego real en el estrecho, enviando un mensaje vedado a Taipéi y sus intentos de acercamiento con Estados Unidos, al tiempo que mostraba al mundo la nueva fortaleza de su armada. 

Taiwan es una democracia de 23 millones de habitantes que se rehusa a vivir bajo un régimen autoritario como el de China. Pero para Xi esto no representa un problema, pues China "respetaría la propiedad privada y las libertades religiosas y legales de la gente de Taiwan".