Venezuela

Maduro y una polémica medida: romper relaciones con EE.UU.

El presidente dijo que la jura del líder opositor es un intento de golpe de Estado orquestado por el gobierno de Trump
miércoles, 23 de enero de 2019 · 18:35

Salta (Redacción). El presidente de VenezuelaNicolás Maduro, anunció este miércoles el rompimiento de relaciones con Estados Unidos, luego que el gobierno de Donald Trump reconoció al jefe legislativo, Juan Guaidó, como presidente interino.
   
"He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos. ¡Fuera! Se van de Venezuela, ¡aquí hay dignidad carajo!", dijo Maduro, quien dio 72 horas a la delegación diplomática para abandonar el país. Así informó el diario nacional El Intransigente

Por su parte, Estados Unidos advirtió este miércoles que "todas las opciones" van a ser analizadas si el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela utiliza la fuerza contra la oposición.
  
"Si Maduro y sus secuaces eligen responder con la violencia, si deciden hacer daño a cualquiera de los miembros de la Asamblea Nacional, todas las opciones están sobre la mesa para Estados Unidos con respecto a las medidas que se puedan tomar", dijo a los periodistas un alto funcionario, después de que el líder de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, se autoproclamó como presidente interino, a quien Donald Trump reconoció “oficialmente”.

Venezuela, que acusa a Washington de haber ordenado "un golpe de Estado fascista", y Estados Unidos, que apoya a la oposición al presidente Nicolás Maduro, cuyo segundo mandato no reconoce, mantienen turbulentas relaciones desde la llegada al poder en 1999 de Hugo Chávez.
  
Nacionalizaciones 
   
En el poder desde febrero de 1999 hasta su muerte el 5 de marzo de 2013, el presidente socialista Hugo Chávez, iniciador de una "revolución bolivariana", lanzó a partir de 2001 una serie de nacionalizaciones, desde el sector petrolero hasta el agroalimentario, pasando por la gran distribución. Esta "reapropiación" afectó a varios grupos estadounidenses, como ConocoPhilipps o Exxonmobil, provocando acciones judiciales.

Golpe de Estado frustrado, imperialismo fustigado
   
Las relaciones de los dos países se degradaron profundamente durante un intento de golpe de Estado frustrado en 2002 en Venezuela. Chávez acusó al presidente George W. Bush, al que calificó de "diablo", de haber apoyado la rebelión.
   
Estados Unidos veía con preocupación las posiciones de Hugo Chávez contra el neoliberalismo, sus contactos con Irak y Libia, su amistad con el presidente cubano Fidel Castro y los presuntos vínculos con la guerrilla colombiana que siempre negó. El líder bolivariano, por su parte, fustigó al imperialismo estadounidense al que prometió dejar "KO".

Ofensas 
   
Las tensiones surgieron especialmente con unas fustigadoras declaraciones. En su programa de televisión "Aló presidente", Hugo Chávez calificó a George W. Bush de "cobarde", "asesino", "genocida" o "alcohólico". En 2006, el secretario estadounidense de Defensa, Donald Rumsfeld, comparó al presidente venezolano con Adolf Hitler.
 
Chávez "ha dilapidado la riqueza petrolera en sus esfuerzos por promover su visión hostil a Estados Unidos, ha dejado a sus propios ciudadanos enfrentados a la escasez alimentaria, a la vez que amenazó a sus vecinos", declaró Bush en 2008.

Otras acusaciones de intentonas golpistas 
   
En varias ocasiones, Hugo Chávez y después su sucesor Nicolás Maduro acusaron a Estados Unidos de apoyar intentonas golpistas. En agosto de 2017, el presidente estadounidense, Donald Trump, provocó la ira de Caracas y la polémica en América Latina al hablar de una "posible opción militar" en Venezuela.
   
Recientemente, Nicolás Maduro acusó el martes a Washington de haber ordenado "un golpe de Estado fascista", al día siguiente de un levantamiento militar reprimido y en la víspera de manifestaciones a favor y en contra del gobierno.
   
El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, mostró su solidaridad con la manifestación de la oposición organizada este miércoles, a iniciativa del presidente del parlamento Juan Guaidó (Voluntad Popular, centroizquierda). La oposición no reconoce el segundo mandato de Nicolás Maduro, al igual que Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos.
  
Sanciones   

En 2006, Estados Unidos prohibió la venta de armas y de material militar estadounidense a Venezuela, debido a su falta de cooperación en la guerra contra el terrorismo.
   
Venezuela y Estados Unidos no tienen embajadores respectivos desde 2010. En 2015, Washington impuso sanciones contra varios responsables venezolanos acusados de violar los derechos humanos. El New York Times dedicó una página a Venezuela asegurando que no representaba ninguna "amenaza".
   
En los últimos años hubo varias sanciones contra varios responsables venezolanos, incluido el presidente, calificado de "dictador". Tras la elección en julio de 2017 de la Asamblea Constituyente considerada "ilegítima", Estados Unidos prohibió a sus ciudadanos y empresas comprar deuda pública venezolana o de su compañía petrolera pública PDVSA. Caracas atribuyó a estas sanciones las graves penurias alimentarias y de medicamentos que golpean al país.

Petróleo 
   
A pesar de la encendida retórica, ambos países siguen siendo importantes socios comerciales. Venezuela, que obtiene el 96% de sus ingresos del petróleo, realizaba un tercio de sus ventas de crudo en Estados Unidos en 2017. Para Washington, esto representa el 8% de sus compras.
   
Un posible embargo estadounidense sobre el petróleo supondría un duro golpe a la ya hundida economía venezolana. Venezuela es un importante actor del sector petrolero en Estados Unidos a través de la filial Citgo de PDVSA, que posee refinerías, oleoductos y acciones en reservas petroleras en suelo estadounidense. Miles de gasolineras lucen el letrero Citgo bajo un estatuto de franquicia.