Luto

Polonia despide al alcalde asesinado en un acto público

El autor del crimen fue una persona desequilibrada, alentada por el discurso de odio que predomina en la política polaca
sábado, 19 de enero de 2019 · 12:36

Salta (Redacción)-  Polonia despide este sábado al alcalde de Gdnask, Pawel Adamowicz, que murió tras ser apuñalado el domingo por un hombre en un acto público. Desde el jueves por la tarde miles de ciudadanos se reunieron para rendir homenaje al político y denunciar el discurso de odio que le habría costado la vida.

Esta tarde se celebrará una misa en la basílica de Nuestra Señora en la que está prevista la participación de unas 3.500 personas, incluyendo al presidente polaco, Andrzej Duda, el primer ministro, Mateusz Morawiecki y el expresidente polaco y premio Nobel de la Paz Lech Walesa. Además, se instalaron pantallas gigantes en torno al templo para que la multitud pueda seguir la ceremonia. Así informó el diario nacional El Intransigente

Junto con la celebración, las autoridades decretaron duelo nacional de 24 horas en todo el país a partir del viernes por la tarde y se pidió a los bomberos que activen sus sirenas este sábado a mediodía como homenaje al fallecido. La ciudad de Varsovia declaró a Adamowicz ciudadano ilustre, a título póstumo.

Desde el jueves por la tarde, decenas de miles de personas visitaron el Centro Europeo de Solidaridad (ECS) para rendir un último homenaje a Adamowicz, fallecido el lunes en el hospital tras haber sido apuñalado en público la víspera durante una fiesta por la clausura de una obra de caridad.

Pawel Adamowicz tenía 53 años y dirigía con éxito la ciudad desde hacía 20 años. En las últimas elecciones municipales, en otoño de 2018, obtuvo el apoyo de cerca del 65% de los habitantes. Si bien el responsable de su muerte fue una persona desequilibrada que ya había pasado una temporada en prisión, para muchos polacos el verdadero culpable fue el discurso de odio que polariza a la clase política y a la sociedad polaca.

Durante el último año, el debate político estuvo polarizado entre el partido conservador en el poder Derecho y Justicia (PiS) y la oposición centrista, liderada por la PO. Marcados por una relación hostil, entre los dos espacio políticos abundo un intercambio de acusaciones mutuas, invectivas, amenazas que cobró fuerza en internet y le valió la vida al alcalde de Gdansk.