Pinchó una rueda, no pudo cambiarla y se quedó a dormir en plena avenida Bolivia