copa argentina

La última vez que Juventud salió de la provincia hubo serios incidentes

Fue para jugar con San Jorge de Tucumán en el marco de la Copa Argentina. Existe temor de algunos hinchas
martes, 31 de julio de 2018 · 09:31

SALTA (Redacción) – El Centro Juventud Antoniana está a punto de vivir uno de los momentos más importantes en los últimos años. Jugará con Rosario Central (equipo de la Superliga) por los 32º de final de la Copa Argentina, pero a pesar de eso, no todo es alegría, sino que algunos hinchas tienen temor.

Ocurre que la última vez que el Santo salió de Salta, algunos de sus hinchas protagonizaron una feroz pelea entre ellos mismos, y dejaron la imagen del club por el piso: ese día se robaron hasta las mangueras del estadio. Esto ocurrió a principio de año, en el estadio Ángel Sáez, de San Jorge de Tucumán, donde el Antoniano enfrentaba al local por la fase preliminar de la Copa Argentina.

El conjunto salteño ganaba 2-1 a San Jorge en el Jardín de la República por el partido de ida de la segunda fase de la Copa Argentina cuando, anunciadamente, todo se desmadró. El estadio albergó una pelea que fue tapa de diarios nacionales. En el final de la etapa inicial, por caso, comenzaron los incidentes cuando la denominada "Número uno" y "La leal", ambas facciones del club salteño, se cruzaron en las tribunas (cabe señalar que estaban en gradas separadas). El árbitro Rodrigo Rivero paró el partido para que la situación se tranquilice y, luego, lo reanudó adicionando 15 minutos. Pero en el entretiempo, la circunstancia no tuvo solución: los violentos se pelearon salvajemente ante la inentendible e inexplicable pasividad de la Policía y, así, obligaron al referí a suspender el partido.

El epicentro de la pelea de los dos grupos de la barra de Juventud estuvo detrás de uno de los arcos y en uno de los costados del mencionado reducto. Allí comenzó la serie de incidentes más graves: a las trompadas y patadas, portando palos, mangueras (de las que se utilizan para hacer sonar los bombos), secadores (de piso) y hasta un tablón de madera arrancado de una de las cabinas de transmisión, los salvajes desataron un violento combate. Y ni las mujeres se salvaron.

Ante este antecedente muchos hinchas temen con asistir al partido. Saben que los ánimos no están calmos en la Lerma y San Luis, y por culpa de esos inadaptados podrían perderse un gran espectáculo.