Dinastía futbolera

El sueño del hijo de Tomás Armella, jugar en Central Norte como su papá

El defensor compartió una imagen en las redes sociales que habla por sí sola
martes, 17 de abril de 2018 · 21:11

SALTA (Redacción) – En muchos casos el fútbol se transmite degeneración en generación y parece que el hijo de Tomás Armella, referente de Central Norte, quiere representar al Cuervo en un futuro, igual que su padre. El defensor del azabache, quien aparentemente jugará por la Copa Argentina ante River, compartió una imagen de su hijo en el Dr Luis Güemes. “Esperando por su sueño”, indicó Boby para describir la fotografía en su cuenta de Facebook.

La de Tomás Armella es una familia futbolera y no es para menos, teniendo en cuenta que el defensor se ganó el corazón de los hinchas de Central Norte, quienes en su gran mayoría desean que Boby dispute el partido por los 32avos de final de la Copa Argentina contra River, aunque todavía no confirmaron ni la fecha ni el escenario para el mismo. Sin embargo, Armella sueña con jugarlo y despedirse del fútbol posteriormente.

Si bien el jugador está en el último tramo de su carrera, aparentemente su pequeño hijo seguirá sus pasos, como jugador de Central Norte, o por lo menos eso expresa el jugador y lo demuestra constantemente en las redes sociales. Esta vez, el jugador y referente del Cuervo, utilizó su cuenta de Facebook, para compartir una imagen de su hijo en el estadio Dr Luis Güemes, “esperando por su sueño”, se limitó a escribir el defensor.

Con respecto al duelo entre el Cuervo y el Millonario, las chances para que se juegue antes del Mundial, (a mediados de mayo), comienzan a esfumarse, teniendo en cuenta que las informaciones que llegan desde River, da cuenta de un calendario cargado para el equipo de Gallardo, lo que haría imposible disputar el encuentro en la previa de la Copa. Al club solo le queda ser paciente, porque los partidos se acomodan, generalmente, a favor de los clubes de Primera.

En el plano institucional, en Central Norte realizaron una asamblea extraordinaria, en la que se trataron balances de dos periodos, los cuales fueron rechazados y mocionaron por una auditoría  externa, que se encargará de trabajar con la documentación y volverán a llamar a una nueva sesión en los próximos 30 o 45 días. Durante ese tiempo, un estudio contable externo, se encargará de revisar los balances que los dirigentes pusieron a disposición de los socios.