Cambios inminentes

La reestructuración generó dos reacciones y un debate: en Salta están expectantes

Dirigentes, jugadores y técnicos, se expresaron sobre las modificaciones en el ascenso
martes, 20 de febrero de 2018 · 19:08

SALTA (Redacción) – La reestructuración del fútbol generó un gran debate, del impacto que tendrá en el ascenso sobre todo, porque no existirán más el Federal B y C, sino que pasará a llamarse Torneo Regional Federal Amateur. Para acceder al mismo, deberán pelear en la liga local y así ganarse una plaza. Esto generó dos reacciones, la primera en la que aseguran que habrá hasta pérdidas de puestos de trabajo y la segunda, fue de gran aceptación. Los equipos de Salta están expectantes por los cambios venideros.

Una de las voces a favor de la reestructuración del fútbol de ascenso, fue el presidente de la Federación Sanluiseña, Mario Echeverría, quien dio explicaciones vía Twitter sobre la iniciativa, que tuvo un fuerte respaldo, inclusive de la Federación Salteña de Fútbol. El dirigentes compartió una serie de twitts en referencia a las medidas, “debemos revalorizar las bases y dejar de movernos por pasiones insensatas”, escribió en el primer mensaje.

Posteriormente, Echeverría indicó: “algunos generan demasiada confusión...pero sería bueno aclarar que: los clubes que armaban equipos competitivos para el Fed. B y C, ahora deberán armarlos para la liga local. Será la única forma de ascender deportivamente. Eso significa que deberán contratar jugadores y DT”. El delegado de Cuyo en el Consejo Federal intentó llevar tranquilidad a sus pares, con respecto al próximo Torneo Regional Federal Amateur.

Por otro lado, aseguró que “no entiende el planteamiento de las fuentes laborales. Si armaban equipos competitivos en los Fed. B y C, ¿xq no podrían hacerlo en las ligas?. Pero además con dos agregados importantes: los clubes tendrán menos gasto (aporte CF, aranceles árbitros, viáticos arb)”. Echeverría fue uno de los primeros en apoyar la iniciativa de la entidad, que se encarga de la organización de los torneos federales.

Por otro lado, existe un fuerte rechazo a la medida, que tomó fuerza una vez oficializada la medida, aunque fue en las redes sociales, por parte de una gran cantidad de dirigentes, jugadores y técnicos que actualmente disputan el Federal C y esperan por el Federal B. Para otro nutrido grupo de personas, la reestructuración no hará otra cosa más que perjudicar directamente a las ligas del interior, e incluso se perderían hasta 3000 puestos de trabajo.