Revelaciones

¿La película de La Monja se basa en una historia real?

Luego del esperado estreno, todos nos preguntamos si lo que vimos o veremos realmente pasó
viernes, 07 de septiembre de 2018 · 17:18

ESTADOS UNIDOS (Redacción) - Como sabemos, la primera película de El Conjuro estuvo basada en una historia real. Lo que nos terminó de asustar aún más al final del filme cuando nos enteramos de que los Warren habían tenido que vivir de verdad la historia que nos espantó en el cine. Con el estreno del spin-off de La Monja que acechaba a Lorraine Warren en el caso Enfield, las dudas de los fanáticos surgieron sobre si de verdad pasaron los hechos que vieron (o verán) en la película.

Si hubiera una respuesta oficial sería: "Sí pero no". Sí existe Valak (aunque depende de sí creas o no) el demonio que posee a la monja es representado en los antiguos escritos como un pequeño ángel alado que monta un dragón de dos cabezas que escupe fuego. La abadía romana donde se filmó la película es real pero la trama del largometraje no lo es. Los protagonistas no existieron en la realidad.

Según Lorraine Warren, un espíritu estuvo atormentándola durante el caso Enfield, en forma de torbellino con capucha. Obviamente, James Wan, director del filme, no tenía muy claro cómo trasladar a la pantalla semejante descripción, y tampoco quería recurrir al CGI, así que tardó en dar con la clave, y la monja se añadió en los reshoots de la película, ya que según la historia, Valak prefería poseer los cuerpos de las religiosas.

"Recuerdo que cuando lo escuché, lo primero que pensé es: 'Mierda, esto va a tener que ser CGI'. No quería eso" afirma Wan. "Quería una visión demoníaca que la atormentara a ella, que solo le atacara a ella, algo que atacara su fe".

Según el director, Corin Hardy, si hubo espantos durante el rodaje de La Monja. En uno de los días de filmación, encontró una misteriosa huella en el polvo en el Castillo de Corvin y, cuando estaban rodando en la fortaleza rumana en Mogoșoaia, Hardy tuvo un encuentro sobrenatural con lo que él cree eran dos fantasmas de soldados rumanos, muy interesados en salir en la película pero finalmente, no pasaron el casting por problemas de papeles.

Más de