Estreno

Las monjas contra La Monja

Un sitio especializado contactó con religiosas que vieron la película y contaron su parecer sobre la misma
viernes, 14 de septiembre de 2018 · 15:03

ESTADOS UNIDOS (Redacción) - La Monja, la nueva película sobre el caso real de los Expedientes Warren dirigida por Corin Hardy ha sido un gran éxito en todo el mundo. Inclusive en nuestro país, donde ha pesar de estar vigente el mes del cine argentino, que aplica un descuento de un 50% a todas las películas de origen nacional, el largometraje de terror hollywodense arrasó con las taquillas y se llevó un gran porcentaje del público que se acercó a los cines.

¿Pero qué opinan las monjas de verdad al respecto? El medio Syfy, contactó con tres religiosas que dieron su opinión con respecto al filme. "Me dio la sensación de que no se realizó ninguna investigación para la película", explica la hermana María del Rosario, que se considera fan de las películas de terror pero que la falta de rigurosidad del filme le pareció "ofensiva".

Una de sus mayores críticas coincide con la de la hermana Rhonda, y es la confusión que existe entre los términos. Al principio de la película, la protagonista se denomina como una postulante, y más tarde dice que es una novicia. Según Rhonda, es importante diferenciar estos dos términos. Postulante describe a alguien que se ha mudado a una comunidad religiosa, pero que todavía tiene dudas sobre si se convertirá en monja. Novicia, por su parte, es una persona que ya está integrada en la comunidad, pero todavía está adaptándose.

Otra crítica que hacen es a la decisión de la protagonista de viajar sola, algo que nunca ocurre en los conventos. "Si querían que la protagonista estuviera sola, deberían haberla acompañado de otra hermana y matarla rápidamente. Pero debería haber otra hermana junto a ella", asegura la hermana Nicole. Por otro lado, el hecho de que las hermanas estén rezando todo el rato también ha sido criticado, pues es algo a lo que no encuentran ni pies ni cabeza. 

Lo único que han salvado son los rezos en latín, que al parecer "eran correctos". No obstante, en lo que todas coinciden es que películas de este tipo hace quedar a las monjas como gente misteriosa y terrorífica, cuando en realidad "la mayoría de nosotras somos geniales" contaron divertidas.