Japón

¿Como vive Andres Iniesta el fútbol asiático?

El exjugador del Fútbol Club Barcelona conversó con la revista 'Esquire' y brindó precisiones acerca de su nuevos desafíos en el Vissel Kobe
martes, 12 de febrero de 2019 · 14:12

Salta (Redacción)- El 26 de mayo de 2018, Andres Iniesta fue anunciado como el flamante refuerzo del Vissel Kobe de Japón. El "Cerebro", que en ese momento vestía los colores del Fútbol Club Barcelona, decidió cambiar de aires ya que su cuerpo no estaba apto para afrontar las exigencias de un equipo tan importante como el cuadro culé. Mediante una entrevista con la revista "Esquire", el volante creativo habló sobre su adaptación en el fútbol asiático. 

En primera instancia, el mediocampista diferenció a los japoneses de los españoles. "Ellos son mucho más calmados que nosotros y eso, lógicamente, se refleja también en los estadios y sobre el terreno de juego. De entrada, los aficionados animan y protestan, pero no se disgustan o se enfadan como ocurre aquí, porque ellos viven la derrota de manera muy diferente a como la entendemos en Europa", reconoció el jugador de 34 años. Así informó el diario nacional El Intransigente

Sobre esa situación, el volante agregó que sus compañeros no se lamentan tanto al perder un partido de fútbol, ya que viven el deporte de forma distinta. "Vale, hemos perdido. ¿Y qué? Esta filosofía es la que más me ha costado asimilar y entender, porque ellos son competitivos pero extraen otras conclusiones de las derrotas", detalló el español.

Luego, Andrés confesó que le cuesta mucho adaptarse a las costumbres y hábitos de Japón: "La adaptación no ha sido sencilla, ni en lo deportivo ni en lo familiar, porque las costumbres de los japoneses son radicalmente distintas a las nuestras, pero ahora, por fin, mi mujer y mis hijos nos sentimos adaptados y toca disfrutar. mi paso por el Vissel Kobe es infinitamente más tranquilo que mi etapa en el Barça".

Acerca de las cuestiones del idioma, Iniesta afirmó que empezó a entender el lenguaje, aunque continúa utilizando traductores. "Comencé a adaptarme al japonés, porque recibo clases un par de días a la semana. Pero debo confesar que en conversaciones mas profundas funciono siempre junto a un traductor. Los que sí que se están adaptando muy rápidamente son nuestros hijos, yo todavía no puedo dormir en un tatami japones", cerró el Cerebro.