fútbol

La confesión de Gonzalo Martínez

Antes de viajar para sumarse al plantel del Atlanta United, el Pity concedió una entrevista con el diario El País y habló de su lado más íntimo
miércoles, 02 de enero de 2019 · 12:15

BUENOS AIRES (El Intransigente) - River Plate perderá a uno de los talentos más grandes del plantel de cara a 2019. Es que Gonzalo Martínez será vendido al Atlanta United de la Major League Soccer estadounidense a cambio de aproximadamente trece millones de dólares. El volante ofensivo, que se destacó considerablemente bajo las órdenes de Marcelo Gallardo, concedió una entrevista al diario El País de Uruguay antes de partir rumbo a su nuevo destino y confesó intimidades al respecto de su carrera como futbolista profesional.

"Desde un principio supe que quería ser jugador de fútbol. Empecé a jugar a los cinco años y a los diez ya lo tenía claro. A esa edad uno ya se da cuenta para qué está y si tiene condiciones o no. Siempre jugué en el mediocampo, o del medio para arriba. Nunca cambié de esa posición. Por suerte mis padres siempre me apoyaron mucho. Sobre todo cuando siendo todavía muy chico les decía que quería jugar en Buenos Aires de cualquier forma", comenzó explicando oriundo de Mendoza.

Luego, Gonzalo contó que, al principio, no tuvo suerte cuando se probó en distintos clubes. "Viajé desde muy chico a probarme en clubes. Con 11 o 12 años ya viajaba solo a Buenos Aires, o con algún compañero. Eran locuras que hacía uno por cumplir su sueño. Me probé en Boca, Racing, Independiente, Banfield, Lanús. Fueron varios equipos. Mi último equipo en Mendoza fue el Centro de Empleados de Comercio, con el que no terminé bien. Porque sentí que me cortaron la posibilidad de jugar en Buenos Aires porque siempre pedían mucha plata. Por suerte, me alumbró Dios con mi representante que es Marcelo Simonian. Él confió en mí y me fue a buscar", reconoció el Pity.

Sobre su agente, Martínez aseguró que gracias a él pudo cumplir su sueño: "Me llevó a Huracán a los 14 años. Allí arranqué, hice las inferiores y debuté en Primera a los 18 años, de la mano del técnico Juan Amador Sánchez. Fue en el 2011, frente a Almirante Brown. Le estoy muy agradecido a Huracán. Nunca me olvido de ese club al que quiero mucho y me abrió las puertas siempre. En Huracán también fui muy feliz y gané títulos. Además, ellos me dieron la posibilidad de llegar a River Plate".

Finalmente, el volante ofensivo confesó que en su infancia fue fanático de River Plate, pero que, al desempeñarse como jugador profesional, dejó de lado su condición de aficionado. "Fui hincha de River de chiquito, porque Luis, mi papá, era muy hincha en su momento. Después uno se va volviendo profesional y vas perdiendo el fanatismo. Mi papá siempre fue feliz. Cuando yo estaba en Huracán se hizo un poco hincha también y luego, cuando pasé a River, estaba loco de la vida", aseveró el Pity.