Amenaza de Bomba

La Justicia le ordenó pagar 60 mil pesos por falsas amenazas

El dinero se destinará a solventar los gastos que tuvo la municipalidad en los operativos realizados
miércoles, 06 de marzo de 2019 · 17:06

Salta (Redacción)- El año pasado, un joven realizó falsas amenazas de bomba en escuelas de Morón. Ahora, la justicia lo obligó a abonar la suma de 60 mil pesos para resarcir los gastos que su accionar le provocó al municipio. Además, deberá realizar tareas comunitarias y entregar al estado una computadora y un celular de alta gama.

Según informaron las autoridades del municipio, la inédita medida apunta a prevenir nuevas intimidaciones y solventar los costos de los operativos antiexplosivos desplegados por el municipio, que el año pasado superaron los costos de medio millón de pesos. Así informó el diario nacional El Intransigente. 

La Jueza Graciela Angriman en la sede del Juzgado en lo Correccional Nº5, tomó la causa caratulada como "Intimidación pública reiterada en tres oportunidades". La magistrada suspendió el proceso a prueba que recaía sobre el imputado, bajo la condición de que este abone 60 mil pesos en concepto de perjuicios, realice labores comunitarias en un club de barrio y otorgue al Estado un teléfono móvil y una laptop importados.

El joven, autor de las falsas amenazadas, deberá ponerse a disposición de las autoridades de las escuelas afectadas por su accionar. Allí le podrán solicitar que realice cualquier tipo de tarea que las instituciones necesiten, "en función de los hechos perpetrados". Si el joven realiza todas las tareas asignadas y no comete un nuevo delito, podrá beneficiarse con la extinción de la acción penal. En caso contrario, será llevado a juicio.

Los 60 mil pesos serán destinados al Municipio, que fue damnificado a partir de los gastos que implicó la activación de los protocolos de emergencia y seguridad correspondientes a este tipo de intimidaciones. Es que, ante cada amenaza de bomba efectuada en una escuela, Morón coordina el despliegue logístico requerido para, rápidamente, acudir al establecimiento.

En cuanto al reciente fallo, el Intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, sostuvo: "El año pasado habíamos decidido demandar por los gastos que se debieron afrontar a los responsables de dichas intimidaciones y es una medida ejemplar para desalentar estas amenazas que perjudican el normal desempeño de las instituciones".

"En cada operativo hacemos un esfuerzo logístico muy importante, destinando gran cantidad de personal que podría estar trabajando para los vecinos en otro lugar", destacó el intendente.

En el distrito, las acciones se realizan desde el Centro de Operaciones y Monitoreo local (COM), que supervisa el trabajo conjunto de los agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana municipal y los efectivos de la Provincia, con la meta de asegurar la integridad de los estudiantes y docentes.

Desde el COM, se alerta a la división de explosivos y desplaza a su personal, que se encarga de establecer el perímetro en el que trabajarán las fuerzas. Luego, la Policía Local y la provincial acuden a la escuela para instaurar las medidas de seguridad requeridas, y organizar la evacuación de la institución.

Al mismo tiempo, se le avisa al SAME, Defensa Civil, Tránsito y los Bomberos Voluntarios, quienes se acercan a las inmediaciones para intervenir, de ser necesario. Finalmente, se comunica con la Brigada antiexplosivos para que inicie sus tareas de pesquisa dentro del edificio en busca de los presuntos artefactos.