SOCIEDAD

Suspenden las actividades físicas en una cancha infantil después de dos tiroteos

El club Amistad, apadrinado por el 'Chelito' Delgado, se vio afectado por la inseguridad. Dos de sus prácticas ya fueron interrumpidas por balaceras
viernes, 14 de septiembre de 2018 · 10:30

BUENOS AIRES (El Intransigente) – El barrio rosarino de Las Flores se ve afectado por la inseguridad que reina en la ciudad. A raíz de los dos tiroteos ocurridos en una misma semana, se suspendieron las actividades físicas llevadas adelante en la cancha deportiva del club Amistad, un humilde predio apadrinado por “Chelito” Delgado, exjugador de la Selección Argentina y de Rosario Central. En el lugar entrenan 170 chicos.

Bajo el marco del Plan Abre, la cancha había sido construida hacía ocho meses y contaba con canchas de futbol y rugby, además de un pequeño cuarto que servía de bufet y utilería según precisó el diario La Capital.

El fin de semana pasado, un grupo de delincuentes intentó ingresar al bufet para robar los implementos deportivos y los pocos insumos alimenticios con los que contaban.  La racha de mala suerte continuó cuando el martes 11 de septiembre un tiroteo obligó a suspender las prácticas de futbol que tenía lugar a la tarde. Este no fue el fin, sino que el miércoles por la noche, cuando niños de todas las edades, partiendo desde los 5 años, se encontraban entrenando, se desató otro tiroteo. Expuestos a la balacera, jugadores, padres y profesores corrieron a esconderse en el bufet, el único lugar con paredes ya que el cerco que delimita la cancha es de alambre.

“Lo que más importa es la seguridad, los chicos y que puedan divertirse”, señaló el propio Chelito en diálogo con Canal 5. Los vecinos de Las Flores piden que se construya un paredón que les permita a los chicos entrenar con tranquilidad. Sin embargo, por el momento, las autoridades de la zona prometieron que reforzarían el patrullaje por las “calles más cercanas”.

El Secretario de Recreación y Deportes del municipio, Adrián Ghiglione, contó al diario rosarino que no va a “soltarle la mano al club” y que si bien no es “muy amigo de los paredones” comenzará a elaborar un proyecto para definir por donde se levantaran los tapiales de casi “300 metros lineales” que se necesitan en tres frentes del club.

“Es difícil lo que pasa en el barrio, no podemos hacer nada contra esto. No es contra el club”, remarcó Ghiglione al diario. Aun así remarco que le pidió a la jefa municipal y al gobernador que “les den una mano para tener seguridad” y que si logran “cerrar el predio seguro que va a cambiar todo”.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias