Dibujo

Más realista que la realidad

Este artista milanés hace unos dibujos de autos clásicos que parecen despegarse del papel
martes, 27 de noviembre de 2018 · 16:18

Buenos Aires (El Intransigente)-  Hay que tener muchísima paciencia para lograr una obra tan interesante. Este artista le dedica entre 50 y 250 horas a cada dibujo para que, sumadas a su técnica y visión únicas, resulten en obras de arte modernas que evocan ese halo de belleza antigua que da lo clásico.

 

El artista Alessandro Paglia es del tipo de personas que siempre estuvo fascinada por la elegante simplicidad del blanco y el negro. "Los objetos me atraen, en particular su estética, las texturas, los materiales y sus volúmenes", dice el creativo basado en Milán. "Me siento inspirado por las historias que cuentan, sus personalidades, por el ingenio de sus creadores y su mundo oculto. En algún momento, simplemente sentí que tenía que combinar la pasión por los objetos y la pasión por el dibujo.

 

Anteriormente, Paglia se dedicaba a ilustrar meticulosamente algunos de los objetos de diseño más reconocidos a lo largo de la historia: ahora, el artista está ampliando sus temas a través de sus dibujos de autos clásicos.

Su secreto está en la tinta intensa y renegrida que amplifica la interacción entre la luz natural y los sujetos, como se ve en las ilustraciones del cupé de Gullwing Mercedes-Benz 300 SL y el Lamborghini Miura de 1970.

El espectador es consciente de que no está mirando una foto en blanco y negro, sino una imagen en lápiz y papel creada en un papel grueso y granulado que es particularmente adecuado para representar estos temas clásicos. "Dibujo el objeto con  un bolígrafo, bueno... con muchos bolígrafos para cada ilustración en realidad, superponiendo capas de líneas caóticas una encima de la otra, hasta que logro los matices correctos, incluso en los detalles más chiquitos".

En conjunto, la granulación del papel, la belleza sublime de los autos antiguos y la meticulosa artesanía del artista evocan una sensación de clase del viejo mundo, vestidos antiguos, y películas en blanco y negro con súper estrellas glamourosas.