POLITICA

"Siento el dolor de no poder estar en la calle defendiendo la salud, escuelas y el empleo”

Milagro Sala analizó el contexto político, económico y social actual del país y cómo cambió la realidad argentina desde que está detenida
viernes, 12 de octubre de 2018 · 10:44

BUENOS AIRES (El Intransigente) - Hoy se cumplen 1000 días de que la dirigente de la agrupación Tupac Amaru está presa y, desde que fue detenida, el escenario político, económico y social cambió notablemente. Desde la prisión domiciliaria, Milagro Sala analizó este período y aseguró que siente “el dolor de no poder estar en la calle defendiendo la salud, las escuelas, el empleo”. 

“He pensado bastante en estos 1000 días. La conclusión es que trabajamos mucho para salir de 2001, cuando Néstor Kirchner nos dio la oportunidad, y ver que en estos años lo hayan destruido como en un abrir y cerrar de ojos es doloroso. Siento el dolor e impotencia de no poder estar en la calle defendiendo la salud, las escuelas, el empleo”, lamentó en una entrevista que otorgó esta mañana, al programa “La mañana con Víctor Hugo”.  

Y, durante la charla telefónica que tuvo con el periodista uruguayo, remarcó: “Nos condenan de nuevo a una nueva deuda y me siento muy impotente de estar acá adentro. La humillación ha sido continua, al ver dónde me llevaban, cómo me llevaban a las distintas cárceles y no poderme defender como me gustaría. Ha habido mucho acompañamiento”. 

Al ser consultada si alguna vez había visto “la siembra de hogares que se construyeron en Jujuy”, respondió: “Ahí decían que estaba la plata que se robaron. Sentí mucho orgullo por mis compañeros, hay 15 localidades más donde se construyeron fábricas, metalúrgicas, polideportivos, clínicas, desde el 2001 cuando no había trabajo. Con poca plata pudimos hacer mucho”. 

En tanto, advirtió que “los que gobiernan” no habían sabido captar el criterio de la agrupación y aseguró que se construyeron “8500 viviendas en toda la Provincia”. “Y todas las localidades tienen fábricas, textiles, escuelas y centros de atención. En cada polideportivo que hicimos, poníamos un centro de salud, clínico y odontológico. Yo siento que está bien lo que hice, hicimos las cosas de acuerdo a las necesidades. No quisimos competir con el estado”, remarcó.