SALTA

Juan Manuel Urtubey ha cortado su melena y comienza la temporada de caza

Juan Manuel Urtubey ha trasquilado sus cabellos; como en las viejas tradiciones es un signo de que ha desenterrado el hacha y el tiempo de cazar trofeos se avecina
miércoles, 06 de marzo de 2013 · 11:47:00 a.m.
SALTA.- Juan Manuel Urtubey ha trasquilado su melena; como en las viejas tradiciones es un signo de que ha desenterrado el hacha y el tiempo de cazar trofeos se avecina

No es la primera que vez que damos la voz de alarma: el Gobernador Juan Manuel Urtubey ha rapado su frondosa melena y eso es señal inequívoca de que la tormenta se avecina. Así pasó a la hora de grandes decisiones como fue el desalojo de Salta Forestal para volverlo a la Provincia o alguna razzia importante en su entorno de funcionarios.

Siempre sus cortes de pelo han sido previos a las elecciones o antes de la Procesión del Milagro. Extraña que a esta altura del año cuando uno y otro evento aún están lejanos, él haya practicado ya este ritual. La señal es inequívoca: para Urtubey la campaña electoral ya comenzó.

Para el mundo de las féminas idolátricas del Hombre, el dato tampoco pasa desapercibido, ya que cuando sus rulos se ensortijan son las treintañeras y maduras las que gastan sus comentarios más inconfesables en cuanto té canasta se celebra. Pero cuando rapa sus pelos el desbande hormonal se produce entre las “teenagers” que juegan sus visiones más eróticas a la hora de la previa nocturna.

Quizás un espíritu andino lo haya poseído, aquel “Del encanto y conjuro que usan para cazar las llamas y la vicuñas y las grandes supersticiones que en eso se envuelven”, como diría el ancestral rezo incaico que invocaban el pacto o huaca por el cual debían colgar sus mechones trasquilados en sus casas como cosa sagrada.

Algo de eso debe haber en torno al aura de un Juan Manuel Urtubey que repitiendo el rito previo a la temporada de caza ha trasquilado sus filamentos capilares con algún destino mágico como portadores de buena suerte y amuletos ofrendado a las divinidades.

Cráneo rapado y mirada torva de jesuita elucubrando alguna conjetura política cuyo sentido solamente saldrá a la luz cuando las picas adornen sus puntas con las cabezas cobradas en la cacería: es el ritual del nuevo tiempo que se avecina.

Vayan los cortesanos formando la fila para subir al trono a besar la mano con el tumi en la mano y la ofrenda lista que el Hombre ya luce la cinta negra en la frente, señal de triunfo para él, señal de luto para los que terminen sus días.

Así es, el Hombre ya ha cortado su melena como ritual de protección y fortuna, de modo que vayan poniendo en remojo sus barbas Ministros, Secretarios de Estado, Coordinadores y demás, porque se acerca el tiempo de la cosecha y nueva siembra.

Nadie diga luego que no fue avisado.-

Fuente: Semanario El Intransigente

Ver todos los comentarios (0)