SALTA 28º

Miércoles  22 de Febrero

Los pueblos de Salta: Sumalao

Los pueblos de Salta: Sumalao
SALTA.- (Rosario Torino Solá) En el corazón del hermoso Valle de Lerma, se halla ubicado, al pie de una colina, un pequeño pueblo salteño: Sumalao. Esta oculta localidad se encuentra muy cerca de la confluente unión del tranquilo río Arias y del caudaloso río Rosario.

A 30 kilómetros, al sur de la ciudad capital, dentro del departamento de Cerrillos y en el Municipio de La Merced; se levanta este poblado de mucha fe y autenticidad. La iglesia del pueblo custodia al popular y querido Cristo de Sumalao, que se trata de una pintura al óleo del Señor del Vilque, la misma fue enviada a América, junto a otras dos, en la época de la colonización por el entonces rey de España: Carlos V. La misma reproduce la imagen del Cristo venerado en las ferias peruanas de Vilque.

Y, cuenta la historia que fue una terca mula la que trajo la imagen, desde Puno, a estas tierras. Y digo terca porque la misma debía llevarla hasta San Juan, pero cuando llegó a Sumalao el animal no quiso avanzar más; fue entonces que se interpretó que fue el Cristo el que deseaba quedarse en Sumalao.

Es tan grande el fervor de fe que genera esta imagen, que cada año acuden a Sumalao, en peregrinación, miles de salteños y personas de otros lugares; a la fiesta del Cristo. Desde finales del siglo XVIII, ningún fenómeno externo ha podido frenar con estas celebraciones que sagradamente se llevan a cabo, cada año, en esta zona.

Son varios los encuentros que forman esta gran festividad de fe, y a cada uno de estos, concurren cerca de 50 misa chicos, de distintos puntos cercanos. Sumalao en quechua significa "lugar hermoso”, y se debe reconocer que realmente es un sitio hermoso.

Es muy frondoso y atractivo el algarrobo de su historia, que fue el que dio sombra a la mula que trajo la imagen, y que luego fue el sitio donde se levantó la iglesia del Cristo. Es muy lindo el arroyo que pasa por el fondo de la misma y es, por sobre todo, muy hermosa la creencia de que sus aguas están benditas por su patrono y curan enfermedades. Desde su origen Sumalao era el centro de la economía de Salta y un paso obligado hacia el Virreinato del Rio de la Plata. Tal como relatan diversos testimonios históricos, esta localidad tuvo, en su pasado, tres grandes ejes económicos.

El primero, entre los siglos XVII y XVIII; las mulas y su enorme tráfico a Potosí, lo convirtieron en la principal feria de mulas del mundo. El segundo, entre el siglo XIX y XX, las tropas de toros que se llevaban a las salitreras de Chile. Y, finalmente, durante todo el siglo XX hasta la actualidad, el cultivo del tabaco.

De modo que fue, en aquellos tiempos, Sumalao, para Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y el resto del norte y centro Argentino; un sitio clave y único para sus economías. En esos siglos gran parte de los salteños vivían de las rentas de la venta de mulas y los comerciantes de la compra y venta de su feria.

Hoy, no son tantos los que viven de sus famosas ferias, pero si son varios los que aprovechan la gran congruencia que genera su fiesta para llevar a cabo la típica Feria de Sumalao. En la que gran cantidad de carpas, que se levantan en esas fechas, cumplen la función de comercios donde se puede adquirir productos típicos de la región.

A pesar de que la imagen del Cristo sufrió dos principios de incendio por las velas de promesas y pedidos que les prendían sus fieles; hoy la pintura continua resistiendo y atrayendo a miles de devotos. Ahora, cuidada por un vidrio y un hermoso marco; el óleo no para de despertar pasiones y sentimientos. La fiesta en su honor es grande como la devoción que despierta, pero cuando la misma termina, Sumalao vuelve a ser el pueblo desolado, con sus 10 o 12 familias, hasta el próximo año.
Comentarios Libres

Otras Noticias