Isla de Cañas

sábado, 12 de noviembre de 2016 · 12:00:00 a.m.
SALTA.-(Rosario Torino Solá) En el atractivo departamento de Iruya, limitando al norte con el río de su mismo nombre, al sur con la Finca San Andrés, al este con la Finca San Ignacio y al oeste con la provincia de Jujuy; se halla la localidad de Isla de Cañas. La misma, que pertenece a la comunidad de pueblos originarios kolla de Finca Santiago, se encuentra ubicada a 610 metros sobre del nivel de mar, encima de los faldeos orientales de la Sierra de Santa Victoria.

400 es el número aproximado de kilómetros que separan a este hermoso municipio salteño de la ciudad capital. Y recorrerlos es una terea que bien vale la pena realizar, ya que el viaje constituye una aventura en si. Atravesando la ciudad de Orán, es una de las formas de acceder a Isla de Caña, y lo más recomendable es hacerlo en camioneta; otra alternativa es por Iruya, que se llega por medio de la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy. Y si bien el acceso no es de lo más sencillo de realizar, uno puede tener la garantía que un deslumbrante paisaje será una grata compañía durante todo el trayecto.

Isla de Cañas se trata de una propiedad privada comunitaria, representada dentro de los pueblos originarios por el Consejo Kolla de Finca Santiago, la cual posee Personería Jurídica Número 633/97. Según el sitio web de esta comunidad, su cosmovisión está basada en la creencia y el respeto a la Pachamama (madre tierra) y los principios fundamentales de la convivencia son: Ama Sua (no robar), Ama Llulla (no mentir) y Ama Kella (no ser perezoso).

El área donde se ubica este municipio se halla incluida en la Reserva de Biosfera de las Yungas. Esta es la más grande de Argentina con 1.550.000 hectáreas de extensión, y la única que abarca una parte de dos provincias: Salta y Jujuy. Y, a pesar de pertenecer al departamento de Iruya, este municipio posee un clima muy diferente. En vez de caracterizarse por temperaturas bajas, este tiene un particular clima subtropical con una precipitación anual muy superior a la del resto.

El río Iruya atraviesa esta localidad de este a oeste y constituye el curso de agua más importante del lugar. Gracias a este afluente y las altas precipitaciones que se dan en este sitio, la flora de Isla de Cañas, es rica, abundante y variada. Especies forestales únicas y esplendidas como el cebil, el cedro, el aliso, el pino de cerro, el nogal, el peteribí, la tipa blanca y colorada, el cedro kolla, el pacará, el lapacho rosado, el roble y la mora; forman unas valiosas arboleadas, muy típicas de este lugar.

Muchas de estas variedades vegetales, junto a otras tantas especies de animales que habitan en estas tierras, se deben cuidar muy bien; ya que son consideradas valiosos ejemplares en peligro de extensión. Algunos felinos como el yaguareté, el gato montes y el gato margay; son un muy claro ejemplo de esta situación.

La actividad ganadera es una de las principales tareas económicas que realizan los habitantes de Isla de Cañas. La cifra de sus pobladores, según el último censo realizado en el lugar, supera los 1.700; de los cuales, casi en su totalidad pertenecen a los pueblos originarios de nuestra tierra. Si bien el origen de los kollas o collas es desconocido, se tienen datos de su existencia desde el siglo XII, en el territorio de Bolivia. Estos provienen de varios grupos étnicos originarios, y a pesar de la aculturación que han experimentado con el tiempo; algunos de sus antiguos rituales y formas culturales, continúan intactas.

Cada 25 de julio todos los habitantes del Municipio se reúnen para celebrar el día de sus patrones: San Santiago Apóstol y La Virgen de Fátima. Y si bien Isla de Cañas es una tierra fascinante para visitar en cualquier época del año, hacerlo para esta fecha es lo ideal, no sólo porque las precipitaciones son menores y el camino más transitable, sino que también, porque ese día el lugar promete un festejo de fe muy emotivo y encantador.

Noticias Relacionadas