Teatro

Teatro físico: “Una obra acerca del cuerpo, la ficción y lo humano en su desmesura”

El domingo 15, a las 21hs abre el telón el grupo “Cinco. Ficción física”, recién llegados desde Rosario para presentar una obra que sorprende
viernes, 14 de julio de 2017 · 06:22:00 p.m.

SALTA (Redacción) - El domingo es el día de la semana pensado para probar nuevas y distintas experiencias. En esta oportunidad, el grupo rosarino “Cinco. Ficción física, se sube al escenario y le da forma a la noche con sus cuerpos en movimiento, haciendo del espectador un testigo íntimo del minuto a minuto. La cita es en El Teatrino, Aniceto Latorre 1211, a las 21 hs. Para contarnos acerca del teatro físico y cómo llevan a cabo esa experiencia artística hablaron en exclusiva con ElIntra.com.ar.

“Cinco. Ficción física”, es el resultado de un año y medio de trabajo de un colectivo artístico integrado por diez personas. Ficción física nace y se produce desde Rosario. Todos ellos dedicados a diversos aspectos de las artes escénicas provenientes de la danza, el teatro, las artes urbanas, la fotografía, la música, el diseño y la plástica escénica.

Este colectivo estrenó en el año 2011 la obra “Diego y Ulises” con la que participó en importantes festivales nacionales e internacionales en Argentina, Chile, Venezuela, Inglaterra, España, Marruecos y Canadá, por ejemplo el reconocido festival de Edimburgo, una festividad internacional de las artes, con un claro énfasis sobre la música y el teatro, y en el festival CASA, festival de teatro latinoamericano en Londres. Ahora, es el turno de sentirnos dichosos por su visita a Salta.

“Decidimos ir de gira por el NOA porque creemos que un espectáculo tiene que itinerar, encontrarse con la mirada de públicos distintos nuevos para poder seguir siendo un hecho vivo. Además ya conocemos Salta y es una ciudad que le da siempre la bienvenida al teatro. Tuve la oportunidad de estar en las dos fiestas nacionales del teatro que fueron verdaderas fiestas y me parece que en Salta sí se festeja el teatro, de hecho han forjado una relación con el género que le permite tener una mirada activa sobre el fenómeno teatral. Además porque tenemos amigos a los que queremos mucho y con los que queremos compartir nuestra obra”, relata Marcelo Díaz, uno de los directores de la compañía.

La invitación formal dice así: “Acontecimiento escénico generado desde la improvisación y autoría colectiva, con procedimientos de la danza contemporánea, cercano a lo que podría definirse como un teatro de estados físicos. Presenta una estructura flexible y aleatoria que hace que cada función sea un hecho singular e irrepetible. Invita al espectador a ser testigo íntimo de relaciones, momentos y atmósferas que se despliegan durante el suceso. Una mirada sobre la novela El Entenado de Juan José Saer. Una obra  acerca del cuerpo, la ficción y lo humano en su desmesura”.

Sin embargo, ElIntra.com.ar conversó con ellos para aclarar dudas y descubrir una mirada distinta del cuerpo y la forma de hacer arte.

“Es una experiencia muy intensa para nosotros como grupo de autogestión del interior del país, es por eso que decidimos sumar más integrantes y ampliar este colectivo de ficción física que reside en rosario, que trabaja desde la danza contemporánea, desde del teatro. Nos gusta jugar con esta idea de las potencialidades del cuerpo, de  las habilidades de cada uno, y de lo que implica el trabajo en escena”, introduce Marcelo.

Probablemente, genere muchos interrogantes encontrarse con géneros artísticos poco explorados aquí pero al mismo tiempo despierta la curiosidad de converger y fusionarnos con él.

¿Cómo nace el nombre “Cinco. Ficción Física? “Pensar que nuestro cuerpo, nuestro estar en el mundo es una ficción también de algún modo, y que nuestro cuerpo carga ya con esa ficción. Qué hacer en escena con esa ficción que ya somos como humanos, como sujetos y como esto puede jugar en una dramaturgia”, son las ideas que funcionan como disparadores para recrear la mixtura de ficción física según Marcelo. Y agrega, “esto define al mismo tiempo qué es un teatro de estados físicos, es un teatro cuyo acontecimiento es primero una instancia fuertemente corporal, entendiendo que el cuerpo está atravesado por nuestra historia, por nuestra cultura; que en definitiva nuestra subjetividad es una subjetividad que también involucra nuestro cuerpo, no es que el mismo este habitado por alguien extraño a nosotros. Y de ahí producir sujetos para la escena, pensar una dramaturgia que pone en juego esta ficción física que ya somos.”

Si bien la invitación está fijada, estamos expectantes y pudimos inmiscuirnos en sus ensayos donde nos contaron algunos detalles en la manera de trabajar y cómo esto influye directamente en el carácter de sus obras.

“Partir de la hoja en blanco. No partir de ninguna historia previa, ni de ninguna idea coreográfica ni de ninguna música. Sino juntarnos a trabajar sobre nosotros. Solemos decir que no trabajamos sobre los cuerpos ni con los cuerpos sino, con estos cuerpos físicos de estas personas, con sus habilidades, con sus necesidades y su ser lo que de alguna manera se transforma en el punto de partida en el proceso de creación. Además, trabajamos con procedimientos de la danza contemporánea pero la producción principal  empieza con la improvisación que surge de los ensayos, y de ahí elegimos material para dar lugar a lo que llamamos “unidades escénicas”  las que luego presentamos al espectador”, detallan.

Si esto no es suficiente para los ansiosos, ahondamos un poco más para descubrir que el espectador será la pieza clave de la noche. 

 “El Entenado” fue una novela que nos acompañó en el proceso. Nos dio un marco un pensamiento. Decimos que elegimos El Entenado como una novela que viene a ser un tratado escénico. En ella aparece una figura que es el testigo, que Juan José Saer pone como ese personaje que pueda atestiguar una cultura para dar cuenta de ella posteriormente y por lo tanto darle  existencia”, aclaran. “Nosotros creemos que este es el juego  al que invitamos al espectador, que sea testigo íntimo de una serie de relaciones, aconteceres físicos y formas de estar en escena que debe atestiguar y debe completar también con su propia historia. No es que nosotros montamos una historia que podría ser El Entenado de Juan José, pero si podemos decir que lo que verán en escena podría tener un aroma de lo que Juan José narra en esa novela”.

¿Por qué tenemos que ver a “Cinco. Ficción Física?

Al parecer la experiencia es el puntapié que encierra la causa y el efecto que a lo largo del tiempo vienen gestando con la compañía, haciendo del encuentro y la entrega de los cuerpos los ejes de su permanencia en los escenarios.

“No tenemos una coreografía establecida, no tenemos una partitura, no hay un guión que se siga en cada función. Por eso decimos que la función de Cinco es una e irrepetible siempre porque si bien tenemos acuerdos y estructuras lo que ocurre es que los actores juegan a partir de estas unidades e ideas trabajadas, ensayadas previamente, a ver cómo se la presentan al espectador en ese momento. Es una obra muy activa donde los artistas están tomando decisiones todo el tiempo. Un ejemplo para clarificarlo sería preguntarnos, ¿un partido de fútbol se puede ensayar? Sin embargo el equipo tiene tácticas, estrategias, distribución en la cancha, tienen sus jugadas y formas de plantear el partido pero el partido, se juega en el partido. Nosotros pensamos que la obra se juega allí en ese instante de encuentro con el público”.

“Un relato que llevó a un extremo la capacidad expresiva de los cuerpos hasta su extenuación, dirigidos por Marcelo Díaz y Alejandra Anselmo, quienes supieron incluir algunas gotas de humor sobre el final, alivianando la atmósfera. Imágenes surrealistas y oníricas quedaron resonando en los cuerpos y mentes de los presentes”, confirmaba la colega Carolina Prieto para  Página 12.

Ahora sí, el momento es del espectador; sentarse en su butaca y ponerle el cuerpo al desafío de infiltrarse en una realidad bañada de ficción dándole rienda suelta al juego del movimiento.

Ficha técnica

En escena:

Mauro Cappadoro

Ulises Fernández

Maxi Arana

Charly Fiocatti

Juan Orol

Diseño sonoro:

Franco Bongioanni

Diseño y realización escenográfica:

Francisco Nakayama

Diseño y realización de vestuario:

Cristian Ayala

Diseño lumínico:

Marcelo Díaz

Fotografía:

Mariano Bocanegra

Gráfica:

Diego Stocco

Dirección:

Marcelo Díaz, Alejandra Anselmo

 

 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias