cobraban coimas

"Mafia china con sicario argentino": leé este increíble caso

La policía federal desarticuló una banda mafiosa
viernes, 19 de mayo de 2017 · 03:13:00 p.m.
BUENOS AIRES (DyN) - La Policía Federal detuvo a tres miembros de la banda "Pixiu" -dos chinos y un sicario argentino- que atacaba a supermercadistas chinos que se negaban a pagar coimas para que los dejaran trabajar.
 
Los arrestos, que se efectuaron en el marco del operativo "Cabeza de Dragón II", fueron anunciados hoy por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia. Tras destacar que fue "una tarea coordinada con las autoridades chinas", Bullrich reveló que el sicario argentino era quien "atacaba a los comercios que no aceptaban pagar las coimas". 

El procedimiento se desplegó como continuación de la Operación "Cabeza de dragón" que tuvo lugar a principios de junio de 2016 y derivó en la detención de 40 personas luego de 22 allanamientos, recordó el ministerio.
 
En aquel megaoperativo se secuestraron 14 armas de fuego, 4 vehículos, drogas, dinero en efectivo, celulares y carteles utilizados para "marcar" los supermercados, se indicó. Roncaglia explicó que "pudimos confirmar que la organización utilizaba tanto a ciudadanos chinos como argentinos para cometer los delitos. Luego de una extensa investigación logramos desarticular a la banda en su totalidad".
 
Se recordó que "el modus operandi utilizado consistía en el uso de distintas armas, tanto de fuego como granadas de humo y otro tipo de herramientas" cometer los delitos. "El sicario, un ciudadano argentino de 23 años de edad, consumaba los ataques a bordo de una motocicleta. Paralelamente, se extorsionaba a los propietarios de los mercados obligándolos a pagar una suma de USD 50.000 para no sufrir represalias", añadió la cartera de Bullrich.
 
Las detenciones se concretaron en allanamientos "en Caseros, provincia de Buenos Aires, donde fue detenido el sicario, y en el barrio porteño de San Cristóbal sobre la avenida San Juan al 3200. El lugar, que simulaba ser un supermercado, funcionaba como un aguantadero de la banda criminal y donde oportunamente se ocultaban los sospechosos", se detalló.
 
Allí se secuestraron "32 frascos de ketonal, 10 bolsas con metanfetamina, 4 granadas de gas lacrimógeno, 1 pistola calibre 380 con numeración limada, cargador y cartuchos; pasaportes de ciudadanos chinos, teléfonos celulares y notebooks y documentación de interés para la causa", se precisó. 
 

Ver todos los comentarios (0)